Vecinos que residen en el asentamiento Los Laureles, en las serranías ubicadas al oeste de San José de Metán, siguen sufriendo la falta de agua, mientras vecinos de otros barrios, como el barrio Aborigen, sufrieron cortes de agua o bien agua turbia.
En Los Laureles la gente recoge agua en baldes, botellas y otros recipientes desde muy lejos. Además, hay una gran pendiente por las serranías, lo que hace más difícil la tarea. En otro sector del asentamiento hay caños comunitarios y tampoco hay agua.
La situación se agrava con las altas temperaturas, por el mayor consumo del líquido, lo que motiva cortes y baja presión en esa zona.
"Venimos trabajando con la comuna para dar soluciones a los vecinos de Los Laureles. Sin embargo, hay que aclarar que no hay ningún cliente de Aguas del Norte en esa zona, no le facturamos a nadie, pero tenemos toda la predisposición para tratar de que puedan contar con el servicio en forma permanente", dijo Sergio Alemán, jefe de Aguas del Norte en Metán.
Desde hace tiempo los residentes de Los Laureles tienen que acarrear agua en baldes y tachos desde el barrio Doc-Banc, a unas cuatro cuadras.
Son decenas de familias que sufren la falta del líquido. En la zona solamente hay caños comunitarios de los que se abastecen todos.
Los vecinos dijeron que Aguas del Norte nos les da una solución definitiva porque no son clientes de la firma. En el lugar se observa a mayores y hasta niños cargando agua.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora