Un hombre asesinó de 17 puñaladas a su expareja delante de sus tres hijos de tres, ocho y diez años, en una casa de la localidad bonaerense de Castelar, tras lo cual el agresor se dio a la fuga.
El agresor, padre de uno de los tres menores, ingresó a la vivienda saltando una reja, entró a la fuerza y la atacó mientras dormía.
El hecho ocurrió en la madrugada del domingo, alrededor de las 4, en una vivienda de la calle Curutchet al 1700, en la localidad del distrito de Morón.
La víctima fue identificada como Cynthia Verónica Laudonio, de 25 años, quien trabajaba de peluquera.
Los menores se encontraban en la casa en el momento en que se produjo el sangriento crimen.
La mujer dormía, cuando su expareja ingresó a la vivienda y la atacó con un cuchillo.
Fue la mayor de las chicas quien avisó a su abuelo, padre de Verónica Laudonio, que el hombre había apuñalado a su mamá.
Según trascendió, el hombre primero le dio una puñalada en el cuello y la mujer alcanzó a correr hacia el baño, donde la terminó de acuchillar.
Graciela, la madre de la víctima, aseguró que el hombre "tenía restricción y denuncias", para luego agregar que "no se tenía que acercar".
La mujer mencionó que una de las chicas llamó al abuelo y le dijo que el hombre le estaba pegando a la madre y que estaba toda ensangrentada.
"Cuando llegó estaba agonizando. Fueron 17 puñaladas", aseguró.
En tanto, Roberto, padre de la víctima, aseguró: "Estuvieron muy poco tiempo juntos. Estaba obsesionado, mi hija no quería saber nada con él".
"El 22 de febrero fue la última denuncia que hicimos por amenazas. Le decía que si no estaba con ella no iba a estar con nadie", dijo.
Asimismo, Antonio, cuñado de la víctima, fue uno de los primeros en arribar al lugar y mencionó que cuando llegaron ya no había forma de salvarla.
"Vi mucha sangre. La más grande tenía toda la ropa salpicada de sangre", relató.
La exsuegra de la víctima relató el acoso que sufría: "Una vez él se había metido en el cuarto y estuvo 6 o 7 horas debajo de la cama" y precisó que "con él tenía un solo hijo, las dos nenas son de mi hijo: Leila y Azul".
"Amenazaba a mi hijo, decía que lo iba a matar", relató la mujer.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora