Un electricista asesinó de al menos 13 puñaladas a su expareja y luego se suicidó con la misma cuchilla, delante de su bebé de tres meses, en un departamento del centro de la ciudad balnearia de Pinamar, informaron hoy fuentes policiales y judiciales.
El hecho ocurrió ayer y fue descubierto al mediodía en un departamento ubicado en la avenida Del Libertador 60, casi esquina Bunge, pleno centro pinamarense, donde fueron hallados muertos Vanina Gimena Zocco (38) y Claudio Conforti (51), quienes hacía pocos días se habían separado luego de una relación de 15 años en la que tenían a un hijo de tres meses.
Zocco trabajaba como ejecutiva de ventas de la desarrolladora inmobiliaria Pinamar S.A., empresa que además es la dueña del edificio donde se produjo el hecho, y Conforti era electricista.
El padre de Zocco fue quien encontró los cadáveres cuando alrededor de las 12 fue a visitar a su hija y su nieto porque tenían planeado salir a hacer compras.
El hombre, que tenía copia de las llave, subió hasta el departamento 1ro. "F", intentó abrir la puerta pero no pudo porque del otro lado estaba la llave colocada.
El padre de la víctima escuchaba detrás de la puerta el llanto del bebé, y pese a que tocaba timbre, nadie le abría, por lo que con la ayuda de personal de la empresa Pinamar S.A. logró remover la llave que estaba puesta del lado interior, abrió la puerta y se encontró con los cuerpos de su hija y su ex yerno, el departamento lleno de sangre y el bebé llorando en el "huevito" del cochecito.
De inmediato arribó personal de la comisaría de Pinamar que preservó la escena del crimen y convocó al fiscal de turno, Juan Pablo Calderón, y a los peritos de la Policía Científica.
Ambos cuerpos estaban tirados en el living comedor, el de Zocco recostado sobre su lateral izquierdo, y el de Conforti boca abajo.
El médico policial que revisó la escena del crimen e inspeccionó las cadáveres reportó que Zocco presentaba al menos 13 heridas de arma blanca: cinco en la espalda, cinco en el torso y tres en el abdomen.
En el caso del electricista, tenía una puñalada en el abdomen pero la causa de muerte, según determinaron los médicos en la autopsia, fue que "se autodegolló cuando se seccionó todo el paquete vascular del lado izquierdo del cuello", según detalló hoy a Télam el fiscal Calderón.
En ambos casos, la causa de muerte según reveló la autopsia fue un 'shock hipovolémico' por la masiva pérdida de sangre.
"Tenemos secuestrada el arma homicida y suicida que es una cuchilla de cocina de mediano tamaño. Para los peritos está claro que la mecánica fue la de un homicidio seguido de suicidio", dijo el fiscal.
Calderón reveló que "ya se ha constatado que no hay denuncias previas, ni antecedentes de violencia de género", y explicó que de acuerdo a las primeras testimoniales que se están tomando a personas del entorno de las víctimas, "sí se sabe que se habían separado hace pocos días por el desgaste de una larga relación y eso a él lo había deprimido mucho".
El titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 descentralizada de Pinamar agregó que la pareja estaba terminado de construir una casa y que antes de la separación convivían en el mismo departamento donde ocurrió el hecho.
También detalló el fiscal que de acuerdo a los videos de las cámaras de seguridad que ya hay incorporados a la causa, se pudo establecer que Conforti ingresó al edificio con su auto a las 10 de la mañana de ayer y que el crimen, según la data de muerte estimada por los forenses, fue entre esa hora y las 12 del mediodía.
El fiscal contó a Télam que por la situación del bebé de tres meses "ya están interviniendo la Justicia de familia y la dirección de Protección de Derechos del Niño local" y que lo más probable es que se quede en custodia del abuelo materno.
El director de Seguridad de la Municipalidad de Pinamar, Martín Korin, quien estuvo en el lugar del hecho, aseguró al portal www .pinamaradiario.com.ar que se trató de 'un hecho desafortunado en el cual un hombre que había estado en pareja con una señora, la agredió, le quitó su vida y luego se quitó él mismo la vida'.
El funcionario confirmó que al momento del hecho, Zocco y Conforti 'estaban separados desde hace 15 o 20 días' pero que, según lo que surge de los testigos, 'hace como 15 años que estaban juntos' y que incluso buscaron y tardaron como '10 años' en tener a su hijo.
'Ésa es la situación más lamentable y crítica, ya que hay un chiquito de tres meses sin el padre y sin la madre', comentó Korin.
El funcionario municipal, que además es licenciado en criminalística, comentó respecto de la escena del hecho que 'no hay signos de forzamiento en las entradas' y que, tal como contó el fiscal, 'la llave estaba puesta del lado interno'.
Korin también confirmó que 'no hay denuncias formales previas' por violencia de género e incluso contó que 'a los vecinos los tomó de sorpresa porque (Conforti) no era una persona que aparentara ser violenta y tenía un relación buena y cordial con todo el mundo'.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora