Aston Martin se vuelve salvaje. En comunión con Red Bull Racing, la marca británica difumina las fronteras entre un vehículo de calle y un bólido de Fórmula 1. Con una pronunciada premisa: fabricar el auto de tránsito homologado más rápido del mundo.
Dejó de ser un mero trazo para convertirse en un prototipo realista con la firma de Adrian Newey, el mejor diseñador de autos de carrera de todos los tiempos.
Será un hypercar con altas pretensiones. Su nombre provisorio es AM-RB 001: un deportivo extremo resultado de la unión estratégica entre Aston Martin y la escudería Red Bull, celebrada a mediados de marzo. El desafío fue siempre consagrar un lujo sobre ruedas con las consignas, el estilo y los perfiles más significativos y simbólicos de la combustión de empresas.
El escultural concept car exhibe una estética de líneas y curvas de especial espectacularidad. No virará demasiado en su transición a la producción en serie, que será reducida a un edición de hasta 150 unidades con un valor individual próximo a los tres millones de libras -casi cuatro millones de dólares-. La compañía automotriz ya recibió, sin embargo, una demanda superior a su pronóstico de producción: le encargaron 370 solicitudes de compra sólo al primer día del lanzamiento del prototipo. Producido en Gaydon de modo artesanal y personalizado por el personal más experto de Aston Martin, la obra más radical y agresiva de la firma británica saldrá a escena a fines de 2017, pero recién dos años después estará disponible en el mercado más exclusivo. Inspirado para pelearle el trono al Bugatti Chiron y al Koenigsegg One:1, el incipiente AM-RB 001 obedece a una ambición declarada ya desde la firma del vínculo de Newey con Aston Martin.
auto1.jpg
auto2.jpg

Motor

Presumirá de un motor V12 atmosférico en la posición central trasera, diseñado en procura de un rendimiento máximo. Será un sistema espectacular de propulsión purista, de altísimo régimen de giro, heredado probablemente del Aston Martin One-77.

Precio

El Aston Martin AM-RB 00 tendrá un valor de casi 4 millones de dólares. Según los voceros de alianza comercial, solo se producirán 150 unidades. Red Bull Racing y la automotriz Aston Martin están en la búsqueda por crear el auto más extraordinario que se haya visto en el mundo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora