Dentro de las políticas de ajuste, el servicio de gas domiciliario fue el que alcanzó mayor impacto en los últimos dos años. De acuerdo con los datos aportados por la Secretaría de Defensa del Consumidor, el porcentaje de incremento del servicio supera en algunos casos el 1.000 por ciento.
"Según nuestros registros, en marzo de 2014 el precio del metro cúbico para la categoría más alta era 7,83 pesos y en agosto del mismo año, cuando se realizó el ajuste, trepó a 13,71", expresó a El Tribuno la titular del organismo, Carina Iradi. Según la funcionaria, el porcentaje del aumento osciló entre el 227 y 779 por ciento. "Si tomamos en cuenta esos guarismos, con el ajuste de ahora estaríamos hablando de que en menos de dos años el incremento se elevó a cifras astronómicas", señaló Iradi.
Sin embargo, los datos aportados por la funcionaria de Defensa del Consumidor no guardan relación con las cifras que maneja la empresa distribuidora de gas en Salta. Desde Gasnor señalaron que en 2014 la mayor suba, cercana al 400 por ciento, se registró en el gas en las bocas de pozo. A ello se sumó una actualización en la tarifa del transporte y la distribución del gas que estuvo congelada desde 2009. Aunque no precisaron el porcentaje, señalaron que fue "ínfima".
El costo del gas, recordemos, se compone del precio en pozo, el transporte y la distribución. Este último eslabón de la cadena está a cargo de Gasnor.
Por otra parte, desde la empresa afirmaron que en ese entonces el Gobierno nacional empezó con la quita de subsidios para transparentar el costo del gas en boca de pozo.
La merma de subvenciones afectó principalmente a los barrios privados y hogares de las categorías más altas. Señalaron que el impacto porcentual en las tarifas fue variado, ya que se pusieron en vigencias más de 20 cuadros tarifarios, dependiendo del ahorro o no de los consumidores. Lo cierto es que la maraña tarifaria tuvo un fuerte impacto en distintos hogares salteños.

Pago de las facturas

El subgerente comercial de Gasnor en Salta, Nicolás Ebermayer, explicó que el sistema de facturación seguirá aplicándose de manera bimestral. "En cada vencimiento se emitirá una factura con doble comprobante, con la opción de que el usuario pague el consumo en dos partes", explicó el directivo de la empresa . Y agregó: "Con esta modalidad, en la práctica el usuario pagará todos los meses la mitad del consumo".
Respecto a la tarifa social, Ebermayer dijo que los usuarios incluidos en esta categoría deben apersonarse por las oficinas de la distribuidora en la calle España al 700. "Se trata de un trámite rápido y una vez incluidos en el padrón comienzan a gozar de este beneficio", señaló.

“Solicitaremos una recategorización”

Pronunciamiento de la responsable de Defensa del Consumidor. Carina Iradi, titular de la Secretaría de Defensa del Consumidor, consideró que el aumento del gas en la provincia producirá un fuerte impacto, sobre todo en los sectores más humildes, al tiempo que lamentó que la empresa distribuidora de gas en Salta no haya convocado al organismo para analizar esta situación.
“Vamos a solicitar una recategorización, sobre todo para el nivel más bajo, que es el más afectado por este incremento”, expresó la funcionaria. Dijo que “por la amplitud térmica que tenemos en Salta, creemos que es necesario que se aumente el límite de los metros cúbicos para que los usuarios puedan tener acceso a la bonificación del 15 por ciento”.
Iradi puso como ejemplo que en otras provincias, como Mendoza, el nivel de consumo identificado como R1 (bajo) en Salta se lo aplica como R2. “Nosotros lamentamos mucho que la empresa distribuidora del servicio no nos haya convocado para analizar el tema”, dijo.
Y aclaró: “Si bien no tiene la obligación de consultarnos, pero tomando en cuenta el fuerte impacto que esta situación produce, podría haberlo hecho”. También sostuvo que otra de las alternativas hubiera sido convocar a una audiencia pública para escuchar a los usuarios. “Haremos todas las presentaciones que sean necesarias y esperamos que Gasnor contemple nuestro pedido”, concluyó.

Garrafas: más lejos, más cara

Si bien hasta esta semana los vecinos de la capital salteña pueden conseguir garrafas de gas a 53 pesos en Varigas, a 82 pesos en Hipergas y a 87 en Gas del Norte, en los barrios pasa algo diferente respecto de los precios de los alimentos y limpieza.
A medida que uno se aleja del centro, en los barrios con más necesidades y menos servicio el precio de la garrafa aumenta más y más.
A los precios de hoy, para dar un ejemplo, una garrafa en un quiosco de una de las villas más pobres de la ciudad, como lo es Floresta, cuesta 150 pesos. En tanto, en los barrios del fondo de la zona norte de Salta rondan los 130 y 140 pesos.
También se debe decir que a partir de un convenio del Gobierno provincial con las distribuidoras se reemplazó el viejo sistema de la “garrafa solidaria” y por el cual se paga 90 pesos a camiones que regularmente pasan por los barrios atados a un cronograma.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


laverdad argentina
laverdad argentina · Hace 7 meses

https://www.youtube.com/watch?v=UBs8DcvLZNY&nohtml5=False


Se está leyendo ahora