El presidente Mauricio Macri requirió a los gobernadores de las provincias petroleras y a los gremios del rubro que en la audiencia del 16 de septiembre "pongan el pecho a las balas" y defiendan el aumento de la tarifas de gas y de energía eléctrica. Ambas van concatenadas, porque durante la "década ganada" se congeló la exploración de reservas cuando el kirchnerismo resolvió importar gas licuado en lugar de extraer el propio. Al mismo tiempo, al no avanzar en otras fuentes de energía (nuclear, hidráulica, eólica, solar o biocombustibles) se triplicó la dependencia eléctrica respecto del gas.
En la Usina del Arte habrá mucha gente y la audiencia funcionará como una cadena nacional.
El Gobierno nacional sabe que el kirchnerismo apelará a chicanas. En la audiencia aquel deberá volver a mostrar la magnitud del déficit y fundamentar su plan para garantizar el suministro de gas y electricidad, al mismo tiempo que brindar seguridades a las petroleras de que las inversiones multimillonarias contarán con garantías suficientes.
Para los dos peronistas que ya se proyectan con intenciones presidenciables, Juan Manuel Urtubey y Sergio Massa, será una prueba de fuego. Deberán defender una suba de tarifas que no estrangule las economías domésticas. El primero es gobernador de una provincia que sufrió una catástrofe con la privatización de YPF, en 1992, y que ahora pasó de exportadora a importadora de gas; además, los usuarios salteños ya pagaron el gas con aumento el año anterior. Massa, por su parte, fue director de la Anses y jefe de Gabinete durante el kirchnerismo. Si aspiran a la presidencia, en 2019 o en 2023, dentro de tres semanas estarán obligados a colaborar en la resolución de la crisis desencadenada por el tarifazo.
La razón es simple: no querrán recibir el lastre del desabastecimiento y, por otra parte, sería suicida que asustaran a YPF, Total Austral, Pan American Energy, Pampa Energía, Tecpetrol y Pluspetrol, ni a las potenciales inversoras interesadas en Vaca Muerta.
Tanto el macrismo como el peronismo que intenta sobrevivir coinciden en la necesidad de un replanteo energético y tarifario. La Argentina es uno de los países con mayores reservas de shale gas, pero hoy compra gas licuado al exterior.
En la Usina de las Artes unos y otros deberán crear las condiciones para un cambio de escenario, que demandará no menos de cinco años, según los expertos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Juan Perez
Juan Perez · Hace 1 mes

con respecto a no avanzar en otras fuentes de energía como la nuclear, disiento, se termino una central que estaba parada desde los 90's y se estaba construyendo otra, que hasta donde tengo entendido, en nuevo gobierno paro

Se está leyendo ahora