Hipotiroidismo, diabetes y obesidad son enfermedades que no pasan desapercibidas en Salta. De 24.479 diagnósticos de "primera vez" registrados hasta octubre en el hospital Arturo Oñativia, el 30% corresponde a la denominada deficiencia de hormonas tiroideas con un 9% de crecimiento con relación al año pasado.
De 678 casos detectados por mes en el 2014, este año suman 738.
La diabetes ocupa el segundo lugar de la tabla de consultas, con el 24% pero sin grandes variaciones con relación al año pasado. El incremento se hace evidente cuando se trata de la obesidad, ya que en este año se registra un 7% más de diagnósticos que en el 2014. De 220 casos por mes en ese período, este año registra 236.
La posición que ocupa el hipotiroidismo no sería una simple casualidad. Para los especialistas es una consecuencia del antecedente que Salta fue zona de bocio endémico y un lugar de alta prevalencia de la afección con casi el 60% durante décadas anteriores.
Otra de las razones obedecería a que la provincia cuenta con un hospital de referencia de patología tiroidea como es el caso del Oñativia. Además de un mayor acceso de la población a internet, situación que proporciona información pertinente sobre la enfermedad.
Síntomas claros y evidentes como sentir más frío, cansancio, somnolencia, piel gruesa, amarillenta y reseca, uñas quebradizas, estreñimiento, pérdida de memoria y concentración forman parte del hipotiroidismo. Y con ello una realidad en la que detectar la enfermedad lo antes posible es fundamental.
"Al ser el hipotiroidismo una enfermedad cuyos factores de riesgo no pueden modificarse, no es posible bajar los índices de las personas afectadas. La importancia radica en la detección temprana para iniciar un tratamiento adecuado y lograr una vida totalmente normal", explicaron a El Tribuno Macarena Galíndez, jefa del Programa de Endocrinología del hospital Oñativia, y Valeria Cerioni, jefa del sector Tiroides del mismo nosocomio.
Dentro de las patologías en las que las consultas y diagnósticos de primera vez son más frecuentes, se ubican también: hipertensión esencial (primaria), trastorno metabólico, exámenes especiales, presbicia y tumor maligno de la glándula tiroides.
La obesidad
Con 2.365 casos hasta el 31 de octubre pasado, el sobrepeso es una de las patologías que evidencian crecimiento en las estadísticas del hospital Arturo Oñativia.
El sobrepeso va ligado con la diabetes del tipo 2, conocida también como la no insulinodependiente o especificada. La misma se caracteriza por el aumento de los niveles de azúcar en la sangre.
Con el paso del tiempo, este incremento de azúcar puede afectar a distintos órganos, provocando dolencias de tipo cardiovascular y neurológico.
La concientización y promoción continua de los hábitos saludables simbolizan aspectos fundamentales en su tratamiento.
"Bajar los índices de personas afectadas con ambas patologías será posible en la medida que exista información adecuada, insistencia del tratamiento, controles periódicos y evaluación de las comorbilidades", dijo a El Tribuno Luis Mendivil, jefe de Servicio de Diabetes del hospital.

La diferencia entre hipo e hiper
¡Habitualmente existe cierta confusión entre lo que es hipotiroidismo e hipertoriodismo. De acuerdo a distintos especialistas, en el primer caso el organismo sufre una deficiencia de hormonas tiroideas; mientras que el segundo caso está relacionado específicamente a todo lo contrario, ya que existen demasiadas hormonas.
Un centro de referencia del NOA
Centro de atención por excelencia en endocrinología y metabolismo de la provincia y la región, el hospital Arturo Oñativia registra anualmente alrededor de 70 mil consultas entre argentinos y extranjeros (en gran parte provenientes de Bolivia con 138 casos).
La porción más significativa la componen pacientes de Salta, seguidos por residentes de Jujuy, Santiago del Estero y Tucumán. La afluencia de pacientes al nosocomio cuenta con representantes de distintos departamentos de la provincia, entre ellos Capital, Rosario de Lerma, General San Martín, Cerrillos y Anta.
El antecedente
Salta cuenta con el antecedente de pertenecer a una zona endémica de bocio (agrandamiento anómalo de la glándula tiroides).
Durante mediados del siglo XX, la presencia de la enfermedad no era ajena a la población. En 1958, se registraba un 89,6% de bocio en el Valle de Lerma y el 41,3% en Salta capital. Porcentajes que se redujeron al 26,4% en 1968.
Diferentes investigaciones realizadas entre 1958 y 1962 observaron 71 cánceres de tiroides de 83 pacientes, cuya prevalencia era del 5,7 por ciento, entre 1.463 atendidos.
De acuerdo a datos epidemiológicos obtenidos en el Instituto de Endocrinología de Salta, en el período 1958-1962 la prevalencia de bocio en escolares era del 90%.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


rosanna bello
rosanna bello · Hace 11 meses

y si es como comenta teresa, por qué se pueden reservar turnos para personas de otros países? se debería privilegiar a los salteños

teresa vaquer
teresa vaquer · Hace 11 meses

Yo creo que son más los casos porque conseguir un turno y una atención en el hospital Oñativa es un CALVARIO QUE UNO RENUNCIA EN LA TERCERA O CUARTA ESTACIÓN. ¡ Vamos.......a facilitar las cosas para los posibles paciente, yo soy uno de ellos!.


Se está leyendo ahora