Los más de 5.000 creyentes que se trasladan por la ruta nacional 51 y que llegarán hoy a la Catedral, son muchos más que los que participaron de esa caminata el año pasado. Así lo afirmó el monseñor Dante Bernacki, quien forma parte del grupo de fieles que año tras año llega desde Tolar Grande, 10 días antes de la procesión del 15 de septiembre.
"Como dato destacado de este año se puede decir que se duplicó la cantidad de personas que peregrinaron", resaltó el vicario, una de las figuras destacas de la curia provincial. Lo cierto es que, más allá de ese dato, no todo fue en alza con respecto al año pasado. Según comentaron algunos promesantes de los más experimentados, a diferencia de años anteriores, en este 2016 no salieron feligreses de la mina catamarqueña El Martillo. Rememoraron que desde allí, en sus picos, partieron prácticamente una centena de caminantes.
Reconocieron que en el andar hubo varios desmayos y descompensaciones, pero que no fueron de considerar. Se pudo atender rápidamente a los alicaídos y se los recompuso sin mayores traumas. "No es solo por el desgaste físico, también entran en juego muchas emociones, acá se anda con todo a flor de piel", le dijo a El Tribuno uno de los auxiliares sanitarios.
Bernacki celebró no solo que se hayan sumado más fieles, sino también la ansiedad demostrada por confesarse en el tortuoso andar hasta la capital. "Se confesaron muchos peregrinos, casi todo el tiempo que estuvimos andando lo dediqué a eso", afirmó el monseñor.

Efecto Bergoglio

Ante las afirmaciones de Bernacki en cuanto al aumento de peregrinos, El Tribuno le consultó qué injerencia podía tener el rol del Papa Francisco ante el recambio de Gobierno nacional y un entrecruzamiento de declaraciones en torno de temas sensibles como la pobreza o la corrupción. "Me parece que el Papa lo único que hace es profundizar la comprensión de la palabra de Dios, de tal forma de volverla más abierta y no más cerrada".
Evitó vincular las manifestaciones públicas de Bergoglio, testimonios, homilías y su encíclica Laudato Sí, con una posición política definida. Con ese mismo ánimo evadió responder qué continuidades y qué rupturas encuentra entre la idea de sociedad del Gobierno nacional actual y la que defiende el papado.
Entrecortando la voz, agitado por la caminata, remató el tema con un aforismo: "Si el camino del encuentro con Dios no es la misericordia, ¿entonces cuál es el camino? No hay otra línea que seguir".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Hugo  Gonzalez
Hugo Gonzalez · Hace 16 días

Desgraciadamente por la polìtica miserable de este gobierno se multiplica la cantidad de peregrinos que llegan en busca de pan paz y trabajo...

Hugo  Gonzalez
Hugo Gonzalez · Hace 16 días

Sin dudas con la polìtica miserable de este gobierno se multiplica la cantidad de peregrinos que llegan en busca de pan pan y trabajo...

Se está leyendo ahora