Los funcionarios de la Cancillería han fijado un plazo más largo para conseguir un tratado de libre comercio con los Estados Unidos.
La ministra de Relaciones Exteriores y Culto, conocedora de las fronteras comerciales en el mundo -trabajó en las Naciones Unidas- articulará ese tratado de libre comercio esperando resultados recién a lo largo del tiempo.
Antes de tomarse una decisión en ese sentido hace falta consensuarla en el ámbito del Mercosur, y también, por añadidura, con la Unión Europea. Espacios económicos de enorme gravitación en dos continentes.
Malcorra ya declaró al respecto: "Estamos trabajando en abrir todos los canales de Argentina hacia el mundo, pero un acuerdo así lleva tiempo y preparación. Es definitivamente apresurado".
Para la canciller, "el Mercosur como tal podría avanzar (en ese acuerdo) y son cosas que se están conversando, pero la lectura es como mínimo apresurada".
En cuanto a la próxima visita del presidente Barack Obama a la Argentina -prevista para el 23 y 24 de marzo-, Malcorra sostuvo que la llegada del mandatario "indica que hay una prioridad puesta" sobre la Argentina, y señaló que hay "oportunidad de hacer trabajos conjuntos" en el comercio bilateral.
El encuentro Macri-Obama se desarrollará en un contexto que Malcorra llamó de tener "relaciones maduras" con EEUU.
Sobre la cuestión de los fondos buitre y las relaciones con el gobierno de Barack Obama, Malcorra indicó que "ese no es un tema de la agenda del gobierno de Estados Unidos. No es de responsabilidad del Ejecutivo de Estados Unidos. Es un tema que está planteado en la Justicia de Estados Unidos. No podemos mezclar las dos cosas".
"Estados Unidos es el país número uno en el mundo", aseveró, para explicar el nuevo tipo de cooperación bilateral que se mantendrá con el gobierno de Obama.
Para el Gobierno argentino, el país debe usar todas las plataformas para maximizar oportunidades a partir de una impronta "desideologizada" en las relaciones exteriores.
Malcorra asumió el cargo de canciller, elegida por Macri, para que al presidente le prepare, justamente, conversaciones con los distintos países, bajo ese lema: "desideoligizarlas".
Es que hoy la diplomacia argentina es el arte de agradar para conseguir de los demás la inserción de Argentina en el mundo. Al menos, esa consigna dio Malcorra a una cancillería que busca flexibilizarse.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora