Aún no fue inaugurado y el centro Tinku, de la ciudad de Orán, ya adolece de problemas estructurales: se cayó parte del cielorraso del techo, en el ingreso al edificio.
El hecho ocurrió el miércoles pasado. Desde el Gobierno provincial informaron que la empresa contratista estaba reparando una canaleta y, como consecuencia, se cayó un sector del cielorraso. Señalaron también que en los próximos días finalizarían los arreglos.
El centro debía comenzar a funcionar en diciembre pasado, lo que no ocurrió porque aún no habían finalizado las obras. La nueva sede se edificó en el predio del hospital San Vicente de Paúl para atención ambulatoria con cuatro consultorios externos, sala de situación, sala de visitas y sanitarios.
Asimismo, cuenta con 20 camas para internación, administración, guardia médica con dormitorio y baño, área de servicio con cocina, lavadero, depósito y despensa, espacios recreativos, talleres y aulas satélites. La obra demandó una inversión de $5.470.041.
Cinco años de trabajo
Tinku funciona en Orán desde 2011 en la rehabilitación de personas con cuadros adictivos. El centro desarrolla diversas actividades terapéuticas tendientes a la recuperación y la inclusión social de los pacientes, brindado también apoyo al grupo familiar, con un trabajo sostenido que lo ha posicionado como centro de referencia en el NOA.
Por otra parte, por su nuevo emplazamiento, se favorecerá una articulación más fluida con el hospital local para la atención de las urgencias toxicológicas y optimizar de este modo los mecanismos de derivación interinstitucional.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora