En el plano nacional se instaló la discusión en torno a los productos lácteos y los derivados de la leche de vaca, particularmente la manteca. El debate se abrió a raíz de las declaraciones del ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, quien reconoció que podría haber faltante de manteca en las góndolas.
En una recorrida por las cadenas de supermercados apostadas en Salta, El Tribuno corroboró que en la ciudad aún no se han sentido impactos, ni a nivel de precios ni en cuanto al abastecimiento.
A las declaraciones del funcionario nacional se sumaron productores, quienes dejaron entrever que priorizarían la producción de queso por sobre la de manteca, en razón de que implica menos costos y tiene mayores réditos. A partir de allí se inició una serie de especulaciones en cuanto a la disponibilidad de manteca y a los precios.
En el ámbito local, la vorágine desencadenada el lunes no tuvo el impacto que los medios nacionales se precipitaron a destacar para el conurbano bonaerense. En líneas generales, ayer el stock disponible y el precio final no se alteraron con respecto a días anteriores, aunque puede considerarse que los efectos de la decisión de los productores se vislumbrarían recién en días venideros.
Por lo pronto, en ninguno de los principales centros comerciales hay ausencia de productos, e incluso en todos hay variedad. En los que menos pluralidad de oferta se detectó, hubo al menos dos marcas de manteca distintas. Y, en los de mayor propuesta de venta, la cantidad de marcas ascendió a cinco. En total se registraron 10 marcas distintas.
En los supermercados hay presencia de mantecas económicas, a precios considerablemente menores, y de variedades más costosas, la mayor parte de las veces, vinculadas con marcas tradicionales. Lo que sí puede catalogarse como un señuelo que anticipe las visiones de Bruyaile fue la falta de empaques que superen los 200 gramos: solo en uno de los mercados se encontró mantecas de medio kilo.
Precios
La estabilidad que reinaba hasta ayer podría alterarse en los próximos días, si acaso se cumplen las previsiones que realizó el ministro de Agroindustria. La modificación en los precios podría darse justamente cuando la falta de abastecimiento se haga sentir, tras la anunciada decisión de priorizar la producción de queso por sobre la de manteca.
En los centros comerciales que tradicionalmente se caracterizan por sus módicos precios, se hallaron mantecas de 100 gramos a 10 pesos. Las de 200 gramos, en el caso más barato, se situó en $15,49 y con stock suficiente para abastecer a un buen número de consumidores.
El único tipo de paquete de medio kilo que se encontró, en un súper de la zona sur, cuesta $66,99. La marca más costosa de manteca, por 200 gramos sale $34,50, mientras que la mayor parte de las ofertadas rondan entre los 23 y los 30 pesos. Por una manteca liviana de 200 gramos se paga, cuanto menos, 43 pesos.
Previsión
Si bien todavía no se manifestó desabastecimiento ni suba de los precios de la manteca, el impacto de las declaraciones de Buryaile y la situación descripta en las metrópolis puso en alerta a los salteños. Con un par de minutos ante las góndolas frigoríficas fue suficiente para observar la gran cantidad de personas que cargaban sus carritos y canastos con el buscado producto.
"El precio no aumentó y todos los productos disponibles están en góndola; sin embargo, la gente vino preocupada a llevarse las mantecas", le confesó a este medio un repositor de supermercado. Un colega suyo agregó que "ya en los últimos días, luego del aumento del aceite, se empezó a demandar más la manteca".
Una clienta consultada respondió que compraba manteca "porque seguramente va a subir en los próximos días, es mejor aprovechar ahora que todavía se puede comprar y que no te la esconden".
Un consumidor aseveró que "es mejor aprovisionarse ahora, porque seguramente después se vendrá un aumento".

Un producto suplementario

La manteca reemplaza al aceite en muchas comidas y cocciones. Hace algunas semanas atrás el aceite se puso en el centro de la escena por un aumento estrepitoso que resolvieron los referentes del sector. En un primer momento el salto fue de más del 50%, causando todo tipo de especulaciones, que fueron desde la falta de productos hasta la exposición solo de las marcas más costosas. Luego, el Gobierno nacional intervino y consiguió moderar el impacto de la suba resuelta por los aceiteros, una de las áreas gremiales más fuertes del país -hace un lustro destronó a los camioneros como el gremio que consigue los mejores acuerdos salariales-.
Desde ese momento muchos son los ciudadanos que tomaron como alternativa reemplazar el aceite por la manteca para la elaboración de diferentes comidas. Tal comportamiento fue confirmado por trabajadores de los supermercados, quienes le aseguraron a El Tribuno que en los últimos días habían observado mayor demanda de manteca.
"Cuando pasó lo del aceite, inmediatamente la gente empezó a comprar más manteca", afirmó un repositor, y añadió que "cuando hubo que hacer los pedidos la semana pasada se confirmó eso, había un faltante de manteca generado por el aumento de la demanda de ese producto. Además, confió que aún no recibieron ninguna directiva para resguardar algunas marcas o cambiar los precios.
Sin embargo, conforme a los dichos del ministro de Agroindustria de la Nación, luego refrendados por productores tamberos, se disminuiría la provisión de manteca. Siguiendo el principio de escasez en la economía, que dictamina que cuando menos hay de un producto, con una demanda que se mantiene el precio invariablemente tiende a incrementarse, cabe suponer que la manteca podría aumentar su precio en las próximas semanas. De ser así, dos tipos de productos que son suplementarios (que se reemplazan uno a otro) habrían sufrido subas sensibles en sus precios.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Victoria Quintana
Victoria Quintana · Hace 4 meses

no hay manteca sancor, serenisima, esas primeras marcas. Yo fui a comprar y no hay


Se está leyendo ahora