La abogada María Elena Esper Durán continuó su declaración indagatoria ayer en el Juzgado Federal 1, a cargo de Julio Leonardo Bavio.
"No voy a hablar con la prensa. Todavía no puedo entender de lo que se me acusa. Cuando todo se aclare voy a hablar", manifestó la mujer, quien está sospechada de formar parte de una presunta red que se dedicaría al cobro de coimas en beneficio de narcotraficantes, organización delictiva que tendría a Raúl Reynoso, juez federal de Orán, a la cabeza.
Como el primer día que declaró, la letrada arribó acompañada de su hija y su abogado defensor Daniel Luna, y prestó declaración desde las 10 hasta las 12.30. Luego se retiró tranquilamente caminando por la calle Deán Funes acompañada de su hija. Llamó la atención verla alejarse de este modo, ya que la letrada actualmente cumple con prisión domiciliaria, que el magistrado le concedió el lunes debido a su edad -ya que tiene 72 años- y su estado de salud, puesto que es insulino dependiente, padece diabetes e hipertensión arterial. Esto habría implicado que sea llevada por una guardia policial a su casa.
"Las declaraciones han sido muy exhaustivas pero satisfactorias. Todo lo que ha dicho la doctora Esper ha brindado muchos detalles sobre su falta de responsabilidad en todo esto. Hoy (por ayer) ni el doctor Bavio ni el fiscal Villalba hicieron preguntas. A mi entender, no lo consideraron necesario porque encontraron que la doctora no tiene nada que ver con la causa", manifestó el abogado defensor de Esper, Daniel Luna.
El letrado solicitó la falta de mérito para Esper Durán.
"No hay pruebas y no es un cliché que decimos los abogados, es la realidad. Confío en que se hará lugar a esto", finalizó el defensor.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...