Un desgraciado accidente con arma de fuego desnudó otra vez las precarias condiciones sanitarias de los pueblos del interior de Salta, donde a falta de morgue, forenses o simplemente médicos, las prestaciones las realizan gente sin matrícula, como en el caso de Alto La Sierra o la autopsia de un cuerpo se practica en las instalaciones de una comisaría, tal como ocurrió ayer en el sureño pueblo de Las Lajitas.
Un hombre de 39 años perdió la vida tras sufrir el impacto de un proyectil disparado por un arma de fuego, mientras estaba de caza con sus amigos en finca El Diamante.
A las 22.25 del lunes ingresó un hombre de 47 años trasladando a su compañero, Héctor Chevi Flores, que se encontraba sin signos vitales ya.
Conforme a lo manifestado por los amigos, se encontraban cazando en una finca distante a 5 km de Las Lajitas; se dividieron por distintos sectores y en un determinado momento confundieron con un chancho del monte a su compañero y le efectuaron un disparo con un rifle 22 Magnum, impactando en el abdomen de Flores.
Ante ello, trasladaron a su amigo en una camioneta, quien lamentablemente ingresó al hospital sin vida.
Conforme a las directivas de la fiscal interviniente se ordenó que se constituya personal de Criminalística, el CIF de Metán, y que el médico legal efectué la autopsia de rigor.
También ordenó el secuestro de todas las armas y la aprehensión de dos hombre de 39 y 43 años, compañeros de caza.
Hasta ahí el lamentable accidente había consternado a Las Lajitas, ya que la víctima se desempeñaba como playero de la más importante estación de servicio del lugar.
Horas más tarde, la consternación se volvió indignante.
El cuerpo de Flores permanecía en dependencias del hospital público, que no tiene morgue, es decir se hallaba abandonado en la guardia por ausencia de forenses.
Luego, a pesar del airado reclamo de sus familiares, permaneció más de 20 horas en diversos lugares, el último fue un mesón de la comisaría, donde se le realizó la autopsia ordenada por la fiscal penal en turno, a las 14 de ayer.
Por horas el cuerpo estuvo sin ser estudiado en Las Lajitas ante la falta en el departamento Anta de un médico forense. El único profesional en la materia, de J.V. González, se encuentra de vacaciones. Tuvieron que recurrir a un profesional de Orán, que llegó recién en la tarde. Durante la mañana, el cuerpo desde el hospital fue trasladado a la comisaría donde se le realizó la autopsia en un lugar público, impropio para una pericia forense.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...