En Salta, las comunas con menos de diez mil habitantes deben atenerse a la normativa impuesta por la ley de municipalidades, la famosa 1.349, que entre sus artículos salientes establece que los concejos deliberantes sesionen entre el 1 de mayo y el 30 de noviembre, cuando en realidad asumen el 10 de diciembre. O, por ejemplo, que los vecinos deben decidir a quiénes quieren como delegados municipales, cuando ahora hace mucho que se eligen intendentes.
Sin haber razón, esta ley, que data del 11 de febrero de 1933 sigue vigente. Nunca fue actualizada. Son 45 las comunas de la provincia que está regidas por esta norma vetusta y a todas luces obsoleta.
Ahora esto podría cambiar si se aprueba la nueva ley denominada "régimen de municipalidades" que reemplazaría a la 1.349.
"Desde hace más de dos décadas que intendentes, concejales, legisladores, ejecutivo y, en general, la ciudadanía toda reclaman una nueva ley para mejorar la calidad democrática e institucional de los municipios salteños. Vamos a avanzar en ello", comentó a El Tribuno el diputado provincial por Rosario de Lerma, Mario Alberto Vilca, presidente de la comisión de asuntos municipales de la Cámara Baja y autor del proyecto en cuestión.
La nueva normativa unifica las propuestas que se venían trabajando en Diputados y la presentada por el Ejecutivo, a través del Ministerio de Gobierno, lo escuchado en foros de debates y otros anteproyectos. "Ante la evidente desactualización de la ley 1.349, hemos decidido impulsar una nueva, para lo cual organizaremos una serie de encuentros con todos los intendentes y concejales de la provincia, para que hagan sus observaciones y podamos aprobarla este año", anunció Vilca.
Ya se han fijado plazos de trabajo para concluir los debates y tener las conclusiones finales que hagan a la redacción final de la nueva norma.
"Antes de fin de año vamos a tener esta ley. Hay una decisión política tomada que la llevaremos adelante. Es para mejorar la vida institucional de nuestros pueblos", dijo el autor.
Son varios y diferentes los aspectos normativos que la nueva norma busca modernizar. Entre otros, se generan herramientas de mejoramiento de los concejos deliberantes, estableciéndose la ampliación del período ordinario de sesiones, que comenzarán en febrero.
La autonomía económica de los concejos deliberantes, es otro de los puntos saliente a modificar. Hoy dependen de cada Ejecutivo municipal. Si hay discordancia política, muchas veces es utilizada como un condicionamiento que termina por deformar el sentido democrático para el que fue elegido un edil.
Se prevé la posibilidad de que se convoquen los propios concejos a sesiones extraordinarias, algo que actualmente está supeditado exclusivamente a la decisión de los intendentes. Por otro lado, se trabajaron cuestiones referidas a la vida institucional de los municipios; en particular lo que tiene que ver con acefalías permanentes y transitorias. Con la actual ley no queda claro quién debe reemplazar al intendente en casos de ausencia.
"Lo dispuesto en esta norma abarca solo temas de competencia legislativa, ya que en las extensas rondas de diálogo surgieron cuestiones de materia constitucional y que deberán ser tenidas en cuenta para una eventual reforma de la constitución", definió Vilca.
Y mencionó la extensión del mandato de los concejales; la limitación de las reelecciones de los intendentes; la incorporación de la figura del viceintendente, entre otros.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia