¡Por fin! Esta mañana cuando me dirigía a mi trabajo por avenida Bolivia en sentido norte-sur pude observar, con no menor sorpresa que alegría, a un grupo de obreros que colocaban vallas metálicas que servirán para impedir que los peatones que acuden al Parque del Bicentenario, crucen por la avenida de circulación rápida, obligándolos a ir por las calles colectoras, las cuales están perfectamente delimitadas con todas las señales viales correspondientes para que puedan acceder a esa zona de una manera segura, que extrema las medidas para salvaguardar su integridad física. La verdad, era un despropósito la presencia de la Policía entorpeciendo el tránsito vehicular para permitir que la gente cruzara por un lugar prohibido. Mis felicitaciones a quien corresponda.

Javier Rubio
Salta capital

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia