Lázaro Báez objetó ante el juez federal Sebastián Casanello la prueba que indica que sus hijos tienen cuentas en Suiza casi 30 millones de dólares que fueron traídos a la Argentina de una manera incorrecta, y le pidió la nulidad de su indagatoria. Lo hizo mediante un escrito que presentó ante el juez en su tercera indagatoria, y luego de haber sido procesado por dos maniobras de lavado de dinero. Báez fue trasladado desde el penal de Ezeiza, donde está detenido, bajo un impresionante operativo de seguridad, a raíz que horas más tarde concurrió la expresidenta Cristina Kirchner a notificarse de su procesamiento y embargo en la causa dólar futuro. Al igual que lo hicieron tres de sus 4 hijos el lunes pasado, el empresario presentó un escrito en el que cuestionó la prueba en su contra: un informe de inteligencia aportado por la Unidad de Información Financiera (UIF), que informó producto de intercambio con otras unidades antilavado, que los cuatro hijos de Báez tienen cuentas bancarias en Suiza. La propia UIF advirtió días atrás al juez que el informe era para ser utilizado con fines de inteligencia, y no como prueba, algo que los Báez utilizaron como argumento para cuestionar las citaciones a indagatoria.
"Resulta necesario señalar su falta de precisión, claridad y referencia a los hechos sugeridos como probatoriamente verificados. Esto impide conocer cuál es el hecho ilícito imputado por el cual debería responder". Y se "apresuraron" en las citaciones a indagatoria de los Báez "sin poder determinar su método de obtención, sin las herramientas mínimas para descartar que el Estado no se esté beneficiando por el hecho ilícito de un tercero".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora