Los que saben de estrategia dicen que la mejor defensa es un buen ataque. Será eso lo que llevó a Cristina Kirchner, siempre dispuesta a doblar la apuesta, a salir de su ostracismo para "proponer una auditoría sobre la obra pública que hicimos", según afirmó en la entrevista que dio a C5N.
Desde Vialidad Nacional, ni lerdos ni perezosos, recogieron el guante y mostraron números sobre la construcción de rutas a lo largo del país, que no dejan bien parado ni a la expresidenta ni al hoy detenido Lázaro Báez.
Según auditorías de Vialidad Nacional, Austral Construcciones, la empresa del santacruceño, es la única compañía a la que el Estado nacional no le debía nada al 30 de noviembre pasado. Eso no es todo, entre el 2007 y el 2015 la empresa siempre estuvo a la cabeza del ranking de empresas más favorecidas por el Gobierno. En total, Austral recibió 2.196 millones de dólares en esos ocho años, casi el doble que la segunda de la lista, la constructora JCR, de Juan Carlos Relats, que recibió US$ 1.116 millones en el mismo período.
Pero estos números por sí solos no dicen nada. Si se comprobara que el dinero fue adonde realmente debía ir solo se hablaría de una empresa que ganaba licitaciones por su eficiencia. El caso, aparentemente es el contrario, el administrador general de Vialidad Nacional, Javier Iguacel, aseguró que se hicieron "varias auditorías" sobre las obras públicas realizadas por el kirchnerismo, y que en cada una detectaron "un promedio de sobreprecios del 50 por ciento".
Las declaraciones tienen su contrapartida en la Justicia, Vialidad realizó una denuncia en la que se detalla una considerable cantidad de obras "con enormes sobreprecios" a favor de la empresa Austral. Otra causa que pone en la mira a Báez.
La lista
Detrás de Austral y de JCR, aparece la constructora Benito Roggio, que tuvo obras por US$ 837 millones.
En el cuarto lugar aparece Rovella Carranza, una empresa que muestra un fuerte crecimiento en su facturación a Vialidad Nacional entre 2010 y 2011, cuando pasó de 39 millones de dólares a 111 millones. La quinta es Iecsa, la compañía de Ángelo Calcaterra, el primo del presidente Mauricio Macri, con 791 millones de dólares cobrados.
Decavial (US$ 605 millones); José J. Chediak, la empresa del presidente de la Cámara de la Construcción (US$ 510 millones); CPC, de Cristóbal López (US$ 429 millones), y Petersen, de la familia Ezkenazi, dueña del Banco de Santa Cruz, entre otros (US$ 395 millones), son los que forman el grupo de los diez mayores contratistas de Vialidad Nacional. En el puesto 11 aparece Electroingeniería, empresa que tuvo pagos por 373,6 millones de dólares y que fue ligada varias veces al excandidato a vicepresidente de Scioli, Carlos Zannini.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


ALBERT LUIS
ALBERT LUIS · Hace 4 meses

LA PUNTA DEL ICEBERG.......QUE PODRAN DECIR LOS SOLDADITOS UKKKKK?????????? ES LA CABEZA COMO ACTUABAN LA GRAN MAFIA DE LOS CFKKKK....LOS QUE VACIARON AL PAIS


Se está leyendo ahora