El empresario Lázaro Báez planteó ayer la nulidad de la acusación en su contra por fraude en la obra pública y se distanció de la expresidenta Cristina Kirchner, al asegurar que él no fue funcionario público.
De esta forma, el empresario detenido intentó despegarse de la acusación por fraude en la obra pública que entre 2003 y 2015 se licitó a su favor.
Fuentes judiciales informaron que mediante un escrito presentado por su abogado, Maximiliano Rusconi, ante el juez Julián Ercolini, el empresario se negó a contestar preguntas y planteó la nulidad de la acusación en su contra.
En el escrito de descargo, Lázaro Báez, siguiendo la línea de defensa trazada por la expresidente Cristina Elisabet Kirchner, reclamó que se hiciera una auditoría de toda la licitación de la obra pública, con lo cual intenta negar que sus empresas hayan sido las más favorecidas durante el kirchnerismo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora