La Policía de El Tala logró desarticular una oprobiosa maniobra delictiva para apropiarse de una bebé recién nacida, cuya madre adolescente fue engañada en la puerta misma de la maternidad, donde dio a luz. Los delincuentes, según informes confidenciales, tenían previsto viajar de inmediato, luego de asentar a la recién nacida, a la ciudad de Neuquén.
Los miembros de la banda, todos detenidos a la espera de la imputación penal, ya se habían apropiado de la bebé, nacida el viernes 26 de agosto.
Al parecer, desde Tucumán, donde la tenían escondida, habían arreglado la entrega con una familia de Neuquén, por lo que necesitaban trasladar a la recién nacida a dicha localidad del sur del país. Este contratiempo hizo que volvieran a comunicarse con la madre adolescente, quien ya había denunciado la sustracción de su niña.
Los tucumanos acordaron viajar junto a la adolescente a la ciudad de Metán, y uno de ellos iba a reconocer a la niña en el Registro Civil y así obtener los papeles para viajar hacia el sur del país.
Anoticiado de la maniobra, el comisario de El Tala ordenó a dos de sus efectivos custodiar la casa de la adolescente día y noche desde el martes, a las 20, cuando los delincuentes le avisaron a la madre de la bebé que estaban en viaje.

El reencuentro

A las 9 del miércoles llegaron dos personas a la casa de la adolescente, quien les informó que no iba a ningún lado si no veía a su hija de inmediato. Entonces los sujetos accedieron a la petición sin saber que estaban siendo vigilados.
Llevaron a la chica al puente sobre el río El Tala, límite entre las dos provincias, donde se hallaba estacionado un remise. La mamá corrió hacia el auto donde había dos mujeres y el chofer, y se aferró a su hija mientras los delincuentes se aprestaban a partir hacia Metán. Fueron cercados por la Policía y detenidos de inmediato.
Dos horas después el remisero fue liberado, al comprobarse que fue contratado para el viaje, cuyo importe había sido abonado por adelantado.
La bebé fue trasladada por los uniformados Jorge Sanguino y el agente Sergio Vizcarra al hospital donde se constató su perfecto estado de salud.
Los dos policías apostaron todas las fichas a una vigilia de más de 20 horas frente a la casa de la mamá, hasta que los delincuentes tucumanos aparecieron, entre ellos el "padre" de la operación, un joven de 25 años que supuestamente se iba a hacer cargo de la niña.

"Amiga" de la familia

El caso tomó el giro del delito ni bien la jovencita dio a luz a una niña el viernes pasado en el hospital El Carmen de la ciudad de Metán. Todo transcurría con normalidad hasta el día siguiente, cuando la madre niña recibió la visita de conocidos de Tucumán, quienes a la vez trajeron a otras personas para "ayudarla". "Nosotros podríamos llevar a la bebé a Tucumán para que le hagan un examen neonatal. Allá hay excelentes médicos. Te la traemos el lunes", le dijeron prometiéndole todo tipo de ayuda en su novel maternidad. Ella le creyó a la mujer mayor y le entregó su beba el sábado pasado, alrededor de las 14. Luego de unas horas, comenzó a recibir llamadas amenazantes. "No te vamos a devolver a la bebé, no te hagas ilusiones. Le vamos a poner nuestro apellido. Va a ser nuestra", le dijeron.
La joven y su madre no podían creer las palabras que habían escuchado desde el otro lado del teléfono. Esperaron unas horas pero pasaron los días y los tucumanos no regresaron. Los denunciaron en la subcomisaría de El Tala, la noche del martes. Minutos antes, la madre recibió otro llamado, y le avisaron que el miércoles iban para asentarla. Fue el paso que permitió el rescate.

La banda, en Metán

La operación para despojar a una humilde adolescente de su beba está teñida de una inescrupulosidad sin límites.
No solo despojaron a la mamá de su hija, sino que la torturaron telefónicamente repitiéndole que no la iban a devolver.
Pero si esto es poco, en tres días consiguieron un papá para que asiente en el Registro Civil a la beba y así poder transitar la ruta que los depositaría en la provincia de Neuquén, donde iba a ser entregada.
La Policía informó anoche que se detuvo a dos hermanos. Uno de ellos iba a ser el supuesto padre de la beba.
También se arrestó a la novia de uno de ellos, quien iba a ser la presunta madre para el traslado de la niña a Neuquén.
La madre de los hermanos “Coraje”, como les llamaron ayer en El Tala a los tucumanos también fue detenida y se presume que la misma es la autora intelectual del robo y presunta venta de la bebé de una madre niña, quien agradeció con llanto y sonrisas un admirable trabajo policial.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


juan carlos lopez
juan carlos lopez · Hace 3 meses

Buen trabajo de estos policias, lo raro, que quienes se " llevaron " la bb llamen a la madre como burla, quien quiere robae un bb o nene simplemente desaparece

enrique alcala
enrique alcala · Hace 3 meses

Buenisimo el trabajo de la policía, pregunto a estos delincuente por que no los detonan por el culo? Y la niña madre no es niña ya es madre.


Se está leyendo ahora