Según Rodolfo Casamiquela, la bandera no existía en América a la llegada de los españoles.
Muy lejos de ser un símbolo ancestral, la "bandera mapuche" que se busca imponer en las escuelas y edificios públicos de la Patagonia argentina fue creada en 1991 por el Consejo de Todas Las Tierras y actualmente se usa en Chile.
El CCT está liderado por Aucán Huilcamán, hombre que pasa la mitad del año en Suiza recolectando euros para el separatismo mapuche y que, según datos de la Policía de Investigaciones de Chile, realizó 198 viajes a Europa en 10 años, más que el Papa o el presidente de EEUU. Un mapuche con gustos de huinca cristiano, al parecer.
Otros grupos separatistas, como los que dirigen el sitio Kizugunewtun Independencia, rechazan la bandera del Consejo de Todas las Tierras y enarbolan el wuñelfe ("Lucero de la mañana").
La presunta base histórica de esta bandera se debe a un retrato del indio Lautaro realizado por el pintor chileno Pedro Subercaseaux ya en el siglo XX- en el que aparecía ondeando dicho símbolo.
Desde hace un tiempo, algunos grupos mapuches radicalizados de Chubut utilizan en sus actos violentos la denominada bandera "mapuche tehuelche", lo cual suena bastante confuso y parece un oxímoron (Casamiquela siempre destacó la contradicción entre ambos pueblos). Esta fue creada en 1987 por Julio Antieco, quien empezó las gestiones con comunidades mapuches para confeccionar una bandera "que representase al pueblo mapuche-tehuelche". El 3 de agosto de 1991, en la Primera Reunión Provincial de Caciques y Comunidades Aborígenes, realizado en Trevelin, expresó la intención de crear un símbolo común. Por medio de la ley 4072, publicada el 5 de abril de 1995, la Provincia del Chubut la reconoció como "símbolo y emblema de las Comunidades Aborígenes de la Provincia".
La bandera lleva los colores amarillo, blanco y azul y una punta de flecha. Los colores de la bandera representan el sol, el cielo y el blanco, color del caballo sagrado en la rogativa. (Es significativo este dato, y revela cuán poco tiene de ancestral el símbolo, dado que el caballo era desconocido en nuestro continente antes de la llegada de los españoles).
La flecha (kewp): simboliza la guerra, porque cuando el pueblo mapuche-tehuelche recupere su dignidad como pueblo originario y no esté en guerra, se removerá esta flecha.
Este último dato es altamente significativo: enarbolar esa bandera significa estar en guerra ¿contra el Estado argentino, o quién sino? Llama la atención su asombrosa similitud con la denominada "bandera de la Patria Vieja", de Chile, utilizada hasta 1818 aproximadamente.
Es triste que este señor Antieco, decía Casamiquela, se sienta en guerra contra la Argentina, siendo que otro chubutense con su mismo apellido -Oscar Simón Antieco, araucano como él- sea uno de los 649 héroes que cayeron en Malvinas en defensa de la única bandera que tiene la Nación Argentina, la azul y blanca.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora