Bárbara Nicol Castro es la primera mujer trans que se jubila en Salta. Tiene 60 años y desde hace tres meses comenzó a cobrar la jubilación mínima de las amas de casas. Un gran logro que llegó justo cuando más lo necesitaba. Bárbara es costurera y trabajó muchos años como empleada doméstica en negro, por lo que sin aportes nunca imaginó poder jubilarse.
"Ahora estoy más aliviada económicamente; contar con un dinero mensual realmente te cambia todo. Siempre digo que el trabajo independiente es pan para hoy y hambre para mañana", expresó Bárbara.
La mujer trans agregó: "Tengo mi mamá que ya tiene 87 años muy enferma, postrada en una cama y, además, con mi edad, ya no se consigue nada. Encima el cuerpo tampoco me ayuda y ya no puedo trabajar como antes. Se hacía muy difícil seguir viviendo así".
Su situación extrema llegó hasta los oídos de Karen Díaz, presidenta de la Fundación Igualdad, quien decidió ayudarla. En primer lugar le explicó la importancia del cambio de identidad debido a que hasta ese entonces Bárbara aún tenía nombre masculino. La nueva identidad la estrenó a mediados del año pasado.
"A partir de ese momento todo fue distinto para bien, después de un tiempo le llegó su nuevo DNI con el nombre que ella siempre había anhelado tener. Yo ya sabía que había otros derechos a los cuales también ella podía acceder, por ejemplo, el de una jubilación", contó Karen.
Y así fue. Se hicieron las presentaciones correspondientes para iniciar el trámite jubilatorio en las oficinas de la Anses de la ciudad. "En 2004, durante el gobierno de Néstor Kirchner, se puso en vigencia una moratoria previsional por la cual todas aquellas mujeres que tuvieran edad para jubilarse, pero no la cantidad de aportes requeridos que exige el sistema, pudieran hacerlo. Es ahí donde esta sexagenaria trans a partir de su cambio de identidad y amparada dentro de la ley de identidad de género también podría acceder a esa moratoria", recordó la titular de la Fundación Igualdad.
Díaz destacó: "Es un logro muy importante que nos costó mucho a las personas que trabajamos en lo que es diversidad. Desde el principio quisimos trabajar en la ley de identidad de género para acceder a otros derechos con el cambio de identidad".
El caso de Barbara es para el colectivo LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y personas Transgénero) de Salta un salto más, y abre la posibilidad para que todas las personas trans que tengan más de 60 años puedan acceder a este beneficio que todavía sigue vigente. "Anhelo que esto, en un futuro cercano, deje de ser noticia, y que el día de mañana todas las personas del colectivo podamos disfrutar libremente de los derechos y vivir como ciudadanos, en una sociedad en la que todas y todos gocemos de los mismos derechos", finalizó Díaz.

Para asesorarse

Mientras siga la prórroga de la moratoria previsional (en principio por tres años más), las mujeres trans pueden consultar en la Anses y también dejar sus preguntas en el Facebook Fundación Igualdad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial


Se está leyendo ahora