En la mañana de ayer, vecinos de barrio Floresta bloquearon el acceso vial a la ciudad de Salta. La extrema protesta llegó por la paralización de las obras para dotar de agua potable y domiciliaria a las viviendas de la barriada del este capitalino.
"Esta es una protesta que tiene más de 40 años de antecedente. Nosotros le pedimos respuestas a Aguas del Norte y a la empresa Dal Borgo Construcciones por la paralización de las obras", dijo Soledad Castaño que llegó al acceso a Salta, a la altura de Plumada, con al menos 30 vecinos, entre las que se contaban en su mayoría a mujeres.
Pero no solo estuvieron los vecinos sino que también estaban al menos 40 trabajadores de la firma constructora.
El corte comenzó a las 8.30 y se prolongó hasta las 10.30, aproximadamente. Desde temprano estuvo presente personal de la Policía de la Provincia de Salta con efectivos de Infantería.
La situación se comenzó a descontracturar a partir de la llegada del responsable de la firma, Augusto Dal Borgo, quien llegó a dialogar con los vecinos y con trabajadores.
"No se paralizaron las obras. Solo se detuvieron por los días de lluvia en donde es imposible trabajar", dijo Dal Borgo.
Del lado de los trabajadores dijeron que ya vienen atrasados con el pago de las quincenas. Aseguraron que el miércoles se les venció el plazo de pago y que no cobraron.
"Hoy llegó la plata", dijo Dal Borgo, y amplió: "No podíamos recibir los fondos porque no podíamos certificar las obras. Sin embargo, hoy nos llamaron de Aguas del Norte para avisarnos sobre el dinero".
En medio de las versiones cruzadas y acusaciones, los bomberos apagaron las gomas quemadas y se habilitó el transito vial.
Las obras contempladas por Nación y Provincia destinaban 114 millones de pesos. El proyecto tenía previsto de dotar al barrio de agua potable, cloacas, playones deportivos y espacios verdes.
"Los vecinos estamos controlando el avance de las obras porque ya fueron muchos años de promesas incumplidas. Yo me quebré viendo cómo trabajaban los muchachos. Ahora estamos todos en la ruta porque queremos que ellos sigan trabajando con su quincena al día", dijo Palmira, una de las referentes que estaba cortando la ruta en silla de ruedas.
Luego llegó al lugar el presidente de Aguas del Norte, Esteban Isasmendi, para dialogar con los vecinos, los trabajadores y los empresarios de la firma constructora.
"Isasmendi vino a seguir prometiéndonos cosas. Se comprometió a proveernos de agua con los camiones cisterna y solucionar el tanque del comedor comunitario descartable que nos construyó Miguel Isa. Nosotros ya tuvimos una reunión el mes pasado y nos prometieron las mismas cosas. Esperamos que ahora las cumplan", dijo Palmira.
Los vecinos y trabajadores desalojaron la ruta con la promesa de la empresa de continuar los trabajos.
"Nos vamos, pero vamos a seguir de cerca los avances y retrocesos de las obras. Que sepa el Gobierno y la empresa que volveremos a cortar el acceso si en 48 horas no comienzan a cumplir con las promesas", concluyó la vecina Soledad Castaño.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora