Mientras anuncian que en las próximas semanas la proliferación del mosquito que provoca dengue, zika y chikungunya llegará a su pico, la prevención no llega a todos lados. Es el caso de barrio Miguel Ortiz, donde la chatarra duerme en las calles y no hay respuestas.
Cansados de hacer los reclamos, una vecina de la barriada de zona norte manifestó a través del WhatsApp de El Tribuno, que desde septiembre vienen denunciando la presencia de autos abandonados en el Pasaje San Andrés y Aguirre.
autos.jpg
"Se denunció más de 15 veces y nada", sostuvo indignada la vecina. Se trata de alrededor de 10 vehículos en estado de chatarra que con las frecuentes lluvias se transforman en verdaderos criaderos de mosquitos.
"Están llenos de agua y no sé cuántas alimañas habitan en su interior", denunció a la espera de que en los próximos días alguna autoridad o los propietarios de los vehículos se hagan cargo de la situación.



¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora