Viven en el límite. En el límite geográfico de Salta con San Lorenzo y esperan eternamente que algún gobierno los saque del abandono. Son los vecinos del barrio San Rafael.
Ubicado en el oeste, contiguo a Solís Pizzarro, el lugar empezó a poblarse hace unos 20 años, cuando ahí solo había arbustos y malezas. Hoy son 14.000 habitantes que viven próximos a la capital provincial, pero dentro del ejido municipal de San Lorenzo. "De ninguno de los dos gobiernos este barrio ha recibido mejoras, nunca; nosotros vivimos el abandono de las autoridades", coincidieron Miguel Angel Gordillo y Oscar Caccavo, referentes barriales.
“Lo único que tenemos acá es agua y luz. Y ya nos pasamos 20 años mirando pasar distintos gobiernos” Oscar Caccavo, vecino
Y detallaron: "Acá no hay cloacas, no hay gas natural, no hay pavimento; solo algunas cuadras tienen cordón cuneta". La inseguridad es otro de los desvelos de los dirigentes barriales y de los vecinos en general. "Acá la iluminación es muy pobre y abundan los baldíos tapados de yuyos, verdaderas bocas de lobo que suponen alto riesgo para todos los vecinos, en especial para las mujeres y las chicas que van y vienen a estudiar o trabajar, muy temprano, cuando todavía no hay luz natural, o a la noche", enfatizaron Gordillo y Caccavo.
14 mil habitantes tiene San Rafael, barrio formado hace unos 20 años en el límite oeste de Salta.
Los días de lluvia son un capítulo aparte en el barrio San Rafael. "No se puede andar porque las calles son un completo barrial. La gente que camina, termina embarrada hasta las rodillas; en moto o bici, también empapadas y no todos los autos tienen el cuidado de circular despacio para no salpicar a los peatones", describieron, para luego hacer notar que "jamás una motoniveladora pasó por estas calles para arreglar o tapar las huellas que quedan luego de las lluvias".
"Nosotros tenemos lagunas que ocupan esquinas completas desde la primera lluvia del año pasado. A nadie le importa, inclusive, a metros de esa esquina hay una vieja pérdida de Aguas del Norte que tampoco se soluciona", añadieron.
La atención de la salud es otro problema para San Rafael, según consignaron Gordillo y Caccavo. "Hay una salita pero faltan médicos. La mayoría de las veces no hay quien atienda, entonces, como sea, si es una urgencia hay que ir al hospital San Bernardo. Es que un solo médico tampoco puede hacer milagros", reconocieron.
Solo un médico tiene el centro de salud del barrio. Los vecinos destacaron la predisposición del profesional.
Los dirigentes se preguntaron, también, "¿por qué en otros barrios de la ciudad hay paradores techados para esperar los colectivos y acá no? ¿Somos vecinos de segunda categoría?". Agregaron: "La gente hace malabares entre el barro para subirse a los colectivos que, dicho sea de paso, tampoco tienen las comodidades que vemos en otros recorridos, como aire acondicionado, fácil acceso, lugares para sillas de ruedas, televisores, etcétera".
"Nosotros pagamos los impuestos como corresponde y tenemos derecho a reclamar lo que es justo, aunque hasta ahora no tenemos respuesta", destacaron. Y sintetizaron: "Nosotros somos los grandes olvidados de todos los gobiernos".

"Punteros, no"

Los dirigentes se quejaron porque "hasta ahora, lo que vimos es que cualquier puntero político, que ahora llaman delegados, tiene más poder que nosotros. Entonces así es imposible crecer como barrio".
"Nosotros o los que vengan detrás -remarcaron- tienen que ser atendidos por los funcionarios y debemos tener respuestas concretas, es decir, obras en el barrio, mejoras que veamos de una vez por toda y no que sigan cumpliendo años de no concretarse", remarcaron. "Con esta gente trabajando para juntar votos el barrio no puede crecer. Pero los políticos parecen no entender esto. Nosotros necesitamos que el municipio, en sus distintas áreas, atienda a las gestiones que hacemos los vecinos que representamos a todos, no a algunos según el color partidario", sostuvieron Gordillo y Caccavo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


guillermo jensen
guillermo jensen · Hace 6 meses

El abandono que se ve es propio de la incompetencia del Estado provincial. No se DEBERIA habilitar NINGUN loteo si este no cuenta con agua potable, cloacas, gas natural, luz electrica y pavimento. ESO SE LLAMA DIGNIFICAR y mostrar que el Estado es factor de desarrollo y no sustentador de miseria


Se está leyendo ahora