Continúan la rotura de cubiertas en un tremendo pozo que existe sobre calle Siria, casi esquina Santiago del Estero. Un lector en comunicación con El Tribuno vía WhatsApp, contó que esta mañana mientras transitaba por el lugar cayó con su Renault Megane bordó en la "trampa". El triste resultado de su paso por Siria al 400: "una cubierta y llanta rotas, y seguramente voy a tener que hacer el tren delantero, porque el golpe fue duro y seco. Terrible. Me dolió a mi. La gente del lugar me dijo el pozo tiene nombre: lo llaman el terror del tren delantero", contó Gonzalo.
Los vecinos de la cuadra aseguran: "Nos cansamos de pedir que vengan a arreglar ese pozo. Se lo informamos a Aguas del Norte, que hizo la reparación y no reparó la calle y también a la Municipalidad, pero hasta el momento no pasa nada".

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia


norma oereyra
norma oereyra · Hace 7 meses

vecinos salteños no hay que pagar revesa ni los impuestos municipales ni patentes. add van lo que recaudan y con qué derecho nos cobran sino se mantienen las calles?

Marcos Casas
Marcos Casas · Hace 7 meses

La administración de Miguel Isa va a pasar a la historia como la más corrupta e incompetente de todos los tiempos. Esto sin lugar a dudas se encuentra absolutamente en línea con los ejemplos llegados desde las administraciones nacional y provincial. Es deber nuestro el no olvidarnos para no caer nuevamente en gobiernos de esta clase. El desprecio por lo público y los negociados realizados para enriquecerse a partir de los cargos ocupados, deberían ser castigados con prisión y embargo por los bienes defraudados.

anonimo ...
anonimo ... · Hace 7 meses

y el pelotudo de El Miron insultando a todos los salteños... donde vivis vos ignorante de cuarta? lamentablemente la mayoria voto al ladron hijo de puta de isa, pero no todos, y vos de donde sos? o donde vivis que te crees tan excento? salame

nieva claudia
nieva claudia · Hace 7 meses

como si fuera el unico

· Hace 7 meses

si hay mucha màs que un bache que te deja literalmente con el volante en la mano.