Un extraño caso sucedió el viernes por la madrugada con un joven de 22 años, quien se trasladó hasta el hospital San Bernardo para calmar el dolor y quedar a disposición de los profesionales, luego de recibir un disparo en una de sus piernas. El joven había estado bebiendo y tras ser consultado por lo sucedido solo señaló que sintió un fuerte dolor en su pierna.
El muchacho había estado en inmediaciones del Hogar Escuela donde fue herido. Médicos del hospital le diagnosticaron "herida de arma de fuego en el muslo izquierdo". Personal policial se hizo presente en el centro de asistencia médica y en diálogo con el joven, éste apuntó que había estado bebiendo junto a unos travestidos y de repente sintió una bala en su pierna. Se negó a una intervención quirúrgica y quedó en observación.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora