El día después del atentado fue ayer. Es espantoso el pánico y la angustia que quedó luego de los atentados en el metro y en el aeropuerto de la ciudad de Bruselas.
La policía, la inteligencia y la Fiscalía que investiga el ataque del Estado Islámico a la capital belga no paran de hacer allanamientos, seguimientos y búsqueda en todas partes.
Mientras sigue la vigilancia y el patrullaje, y todo el poder del Estado se concentra en reprimir a los ideólogos y, eventualmente, a los cómplices de los terroristas que se estallaron en el aeropuerto, el fiscal general belga dio información a la prensa internacional.
Frédéric Van Leeuw, dijo que el país europeo continuará en nivel de "alerta máxima" tras los atentados.
En Bruselas, según el nuevo balance, 31 muertos y 271 heridos, la vida cotidiana normal y la circulación de personas en las calles costará recobrarla. Los belgas temen que se repitan otros ataques letales como los que sufrieron el martes pasado.
El fiscal general, además, confirmó que el arrestado detenido no es Najim Laachraoui, un cómplice del presunto cerebro de los atentados de París, Salah Abdeslam, que el viernes pasado fue detenido en Bruselas. Najim aparece con un gorro y vestido de claro en la foto difundida, y está considerado el artificiero (experto en explosiones y proyectiles) del grupo y vinculado con los atentados de noviembre en París.
terroristas.jpg
<div>Khalid El Bakraoui.  Brahim El Bakraoui.</div>
Khalid El Bakraoui. Brahim El Bakraoui.
Por otro lado, los hermanos Khalid y Brahim El Bakraoui ya fueron identificados como los atacantes suicidas de los atentados en Bruselas.
Brahim fue responsable del ataque en el aeropuerto y Khalid en la estación de metro de Maelbeek.
El diario "La DerniŠre Heure" había afirmado que el hombre arrestado este miércoles sería Laachraoui.
El canal BelRTL confirmó en un primer momento la información sobre Laachraoui, pero poco después fue más cauto, mientras que otras fuentes la desmintieron.
La emisora VRT descartó en base a una fuente fiable que el arrestado fuese Laachroui.
Najim había viajado a Siria en febrero de 2013.

En septiembre

En septiembre pasado, estaba justamente con Salah a bordo de un automóvil Mercedes alquilado cuando fueron detenidos para un control en la frontera entre Hungría y Austria, junto a Mohammed Belkaid, quien fue abatido durante la redada de la semana pasada en un apartamento del barrio bruselense de Forest.
Sus huellas habían sido encontradas en los cinturones explosivos y en el apartamento allanado en Bruselas donde se habían encontrado explosivos.
Los hermanos El Bakraoui, por su parte, eran conocidos por la policía, pero no por sus vínculos con el terrorismo.
Por otra parte, se halló el testamento de uno de los terroristas.
Los investigadores belgas localizaron una computadora con el testamento de Brahim El Bakraoui, uno de los atacantes suicidas del aeropuerto de Bruselas, informó el fiscal general.
Según el fiscal, El Bakraoui escribió que estaba "en apuros, sin saber qué hacer, siendo buscado por todas partes". "Ya no se sentía seguro en ninguna parte" y no quería ir preso.

El "cerebro" de una célula dormida

Laachraui es buscado por rastros que dejó en materiales hallados en el lugar de las explosiones. La táctica de los yihadistas es tomar a jóvenes audaces y europeos para construir lo que se llama las "células dormidas" del ISIS en un país determinado.
Agazapados entre la sociedad y viviendo con discreción, no se los conoce por sus actividades peligrosas. Pero, el Estado Islámico determina en algún momento que deben actuar y cumplen con el plan preconcebido.
El joven belga de 24 años Najim Laachraui está sindicado como el "cerebro" de los ataques y el que fabricó las bombas usadas en los atentados.
Las fuerzas del orden emitieron una orden de busca y captura contra él y pidieron a la población que diera todas las informaciones que pudiera tener. En su búsqueda se llevaron a cabo interrogatorios y registros, en particular en el distrito bruselense de Schaerbeek, donde se encontró un artefacto explosivo confeccionado en particular con tornillos, productos químicos y una bandera del Estado Islámico.
De Laachraui no solo se sospecha que estuvo directamente implicado en los atentados, sino también en la red que llevó a cabo los que se produjeron en París el pasado 13 de noviembre y que mataron a 130 personas.
Los servicios secretos lo tenían en su punto de mira, en particular porque tenían constancia de que había ido a Siria en febrero de 2013.
En septiembre pasado fue objeto de un control, en la frontera entre Austria y Hungría en el que dio una identidad falsa -Sufiane Kayal-.
Iba entonces acompañado de dos presuntos miembros de la red que atentó en París: el francés Salah Abdeslam, arrestado el viernes pasado en Bruselas y el argelino Mohamed Belkad, abatido por la policía tres días antes también en la capital belga.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora