La policía belga lanzó este lunes una nueva operación con un fuerte despliegue en el barrio popular de Molenbeeck, en Bruselas, de donde son oriundos varios de los sospechosos de los atentados de París.
Al menos cinco de las siete detenciones, sumadas a allanamientos, que llevaron a cabo las fuerzas de seguridad belgas el fin de semana fueron en este barrio. También se halló en el lugar uno de los vehículos que habrían utilizado algunos de los autores de los atentados.
En el transcurso de la redada en la que participaron más de 100 agentes policiales y un camión de bomberos se registraron disparos. El barrio de Molenbeeck está habitado principalmente por inmigrantes del norte de África.
'Podemos considerar que se trata de una red', había afirmado el domingo la burgomaestra (alcaldesa) de esa localidad, Françoise Schepmans.
Por su parte, el ministro de Justicia belga, Koen Greens, había precisado que 'los arrestos tienen una conexión con el automóvil Polo alquilado en Bélgica y hallado delante del Bataclan', la sala de conciertos parisina donde murieron 89 personas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora