Beneficio mutuo para dos presidentes

Gabriel Profiti

Beneficio mutuo para dos presidentes

El beneficio mutuo animó este encuentro entre los presidentes de la Argentina y Estados Unidos, con el que Mauricio Macri envía la señal más luminosa del nuevo alineamiento internacional del país y Barack Obama suma postales para ampliar un legado de cambios.
El argentino inicia su mandato con un giro de 180 grados en política exterior. Su objetivo es mostrarse a la cabeza de una nueva era en Sudamérica, para generar luego un impacto económico positivo interno a través de inversiones del mundo desarrollado.
El otro finaliza su segundo mandato con una serie de reformas y aperturas destinadas a cambiar sensiblemente posiciones irreductibles e históricas de los Estados Unidos.
Dicho de otro modo, Obama quiere entrar en los libros de historia, pese a que sus transformaciones son frenadas o limitadas por la oposición.
El deshielo de las relaciones con Cuba es la carta más fuerte de este Obama en retirada, pero su agenda de apertura incluyó el -demorado- plan de cierre de la cárcel de Guantánamo; la reforma del sistema de salud estadounidense; su aporte al acuerdo sobre el programa nuclear iraní y un ambicioso programa para luchar contra el cambio climático.
En ese contexto, emerge la figura de Macri, verdugo de uno de los bastiones de los gobiernos nacionalistas de la región y decidido a cambiar de cuajo esas políticas. Uno de los símbolos de ese golpe de timón es la afinidad con Washington.
Para Obama y para Estados Unidos la asunción del presidente de centroderecha permite hacer pie nuevamente en esta región, que históricamente se movió en bloque por ciclos políticos o dictatoriales y que durante gran parte del mandato del demócrata se mantuvo en buena parte distante y rebelde. Por cuestiones de agenda, la visita coincidió con el cuadrágesimo aniversario del inicio del terrorismo de Estado en la Argentina, una etapa de la que Estados Unidos no fue ajeno.
El presidente norteamericano ablandó críticas al anunciar la desclasificación de archivos militares y de inteligencia de la dictadura, pero pareció liviano cuando un periodista le pidió una autocrítica sobre la complicidad de la Casa Blanca y el Departamento de Estado con las dictaduras de Sudamérica.
Al cabo, un demócrata como él, Jimmy Carter (1977-1981) presionó a la dictadura y cambió el respaldo inicial que había dado el gobierno del republicano Gerald Ford a través del secretario de Estado, Henry Kissinger.

Claroscuros

Se espera que esta visita active mecanismos de cooperación bilaterales que habían quedado paralizados y que finalmente el intercambio con la primera economía mundial sea una polea más para el crecimiento argentino y no un agravante del déficit comercial.
Los dos presidentes hablaron de incrementar el comercio y favorecer las inversiones extranjeras, como punto de apoyo para el crecimiento y la generación de trabajo. No obstante, es inevitable comparar este tiempo que comienza con la etapa de las "relaciones carnales" llevada adelante por el menemismo, cuyo anexo económico fue la adhesión a las nocivas políticas económicas establecidas por el Consenso de Washington. La etapa kirchnerista, plagada de cortocircuitos con la Casa Blanca, fue una descarga contra la intromisión estadounidense en el mundo, aunque para la Argentina tampoco dejó réditos y, más aún, esa postura pareció extemporánea con el giro de Obama.
No obstante, Estados Unidos sigue en guerra, como en toda su historia. Durante la conferencia de prensa que dieron ambos presidentes en la Casa Rosada y, azuzado por los ataques en Bruselas, Obama dijo que su prioridad es "eliminar al ISIS", y deslizó que la Argentina es un aliado en esas lides. Punto flaco de esta visita, quizá la Argentina quede nuevamente en el radar de los terroristas por su realineamiento internacional. En ese marco, queda en Macri y su Gobierno revisar claros y oscuros de la oscilante relación entre Washington y Buenos Aires en la historia y fijar las nuevas condiciones del vínculo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Compartí

0

Te puede Interesar

Comentá esta Noticia