Cuando el pasado 24 de septiembre Salta fue sede del Primer Seminario Cannábico del Norte en el Círculo Médico, y con el apoyo de la Cámara de Diputados de la Provincia, a nivel nacional se prendió la primera luz de alerta para legislar sobre el uso terapéutico de esta hierba.
Con toda una carga de mitos, verdades y temores, el tema no podría seguir estando fuera de la agenda nacional. La semana pasada, y luego de un mes de encuentros con especialistas, entre los que se destacó el doctor y exlegislador Bernardo Biella, lograron elaborar un predictamen de lo que será el proyecto de ley que bajaría al tratamiento en la Cámara de Diputados de la Nación la próxima semana. "El precio elevado de las ampollas de aceite de cannabis sativa y la complicación que tienen los padres en una fabricación artesanal debe evitarse", destacó el exlegislador nacional en diálogo con El Tribuno.
¿En qué estado se encuentra el proyecto para legislar el uso del cannabis sativa en forma terapéutica?
Se mantuvo una reunión con las comisiones de Salud y Prevención de Adicciones de Diputados donde se elaboró un predictamen de lo que será la norma sobre el uso medicinal del cannabis. Básicamente esta normativa tiene tres puntos clave. Como primer artículo se va a autorizar la investigación a través de distintas entidades gubernamentales, de los distintos beneficios que podría llegar a tener la planta desde el uso terapéutico. Es por eso que a través del Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología, además de las Universidades Nacionales de todo el país, se creará una nueva entidad para la investigación. En segundo término se va a realizar la licitación para importar el cannabis sativa, como se importan las vacunas y con todos los controles que eso implica. En tercer lugar, el Estado proveerá el aceite de manera gratuita a todas aquellas personas o pacientes que lo tengan prescripto. Y aquí viene el cuarto punto que estipula que la prescripción será realizada por profesionales de la salud, con una receta que se realizará en cuadruplicado. Además, la entrega de las ampollas se haría en los hospitales públicos. Lo que se busca es evitar que esto se transforme en un comercio. La ampolla de cannabis sativa tiene un costo de 250 dólares; entonces hay que proteger de los abusos a la población.
Se habló de la posibilidad de autorizar a los padres de niños que requieren de cannabis sativa, su plantación...
Al importarlo la Nación, se proveerá las ampollas del aceite en forma gratuita. El precio de la ampolla es tan elevado que genera suspicacias. Entonces, para evitar críticas de otros sectores y proveerlo de manera gratuita, se evita que los padres -muchos de los cuales ya lo vienen fabricando en forma casera y muy costosa- tengan complicaciones.
Por el momento no se fabricará en la Argentina...
El tema de la importación y la distribución gratuita generó un gran debate. Viene de la mano de que no se dejará que se fabrique acá. El quinto artículo de este proyecto propone que una de las sedes del INTA -que será seleccionada por sus características geográficas y climáticas- sea la encargada de realizar una plantación de cannabis sativa y otros derivados, que se utilizará para la investigación médica específica. De esta manera habrá una entidad argentina que se dedicará a la plantación e investigación y a futuro cuando ya se tenga las suficientes plantas y conocimiento, Argentina comenzará su producción.
En cuanto a la aplicación de los artículos 1º y 5º del proyecto del ley, ¿cuánto tiempo tomaría?
Eso demorará más, porque esto implica anexar presupuesto. Para eso hay que sumarlo al Presupuesto 2017.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora