Bernardo Biella terminó su mandato de diputado nacional por Salta. El exlegislador señaló que la Provincia quedó muy malparada en el presupuesto nacional del año que viene, ya que no se incorporaron obras clave. También reconoció que había muy poco diálogo entre los otros diputados por Salta. Destacó el resultado que sacó el radicalismo en las últimas elecciones.

¿Cómo era la relación entre los diputados salteños?, ¿había reuniones para consensuar proyectos o cada uno iba por su lado, de acuerdo al partido al que pertenecía?
Personalmente, a muchos proyectos se los presenté a los legisladores salteños dentro del recinto. Por ejemplo, el proyecto para declarar a Salta capital del peregrino es un proyecto que lo llevé al recinto y se lo presenté a cada legislador de la oposición y a los del oficialismo, para que me acompañen con su voto. Esto se consensuó así. Presenté muchos proyectos para poner oficinas del correo en el interior de la provincia, a esos los consensuaba en el recinto.
Salvo con Guillermo Durand Cornejo, con quien tuvimos reuniones asiduas, fuera del recinto, con el resto de los legisladores consensuábamos los proyectos dentro del recinto. Los del oficialismo nunca me pidieron acompañar ningún proyecto. Sin embargo, hay muchos proyectos como los de la telefonía, el correo o la Anses, que se acordaron, yo les pedí que me acompañen, porque son iniciativas que benefician a todos los salteños.
"El kirchnerismo perdió una oportunidad histórica de poner al país entre las primeras potencias".
¿Cómo quedó la provincia en el reparto de obras del Presupuesto 2016?
Quedó muy malparada. Dentro del presupuesto no llega al 1 por ciento el dinero que va a girar la Nación a la Provincia para algunas obras (como la ruta 50 o la ruta 9/34) e incluso se destinará poco para el Belgrano Cargas Norte. Aquí el que recibirá más presupuesto es el tramo C 16, que va desde el límite con Salta hasta Resistencia (Chaco). El resto del presupuesto para el Belgrano Cargas, la ruta 9/34, la 16, la 40, todo esto tiene presupuesto que solo alcanza para hacer bacheos. Ni siquiera alcanza para hacer cartelería, porque es muy cara.

¿Quedó mucha plata para que redireccione el jefe de Gabinete?
El oficialismo nunca imaginó que iba a perder las elecciones, porque le dejó al jefe de Gabinete varios miles de millones de pesos para poder generar obra pública.

¿Y para las universidades cuánto dinero se destinará?
Hay un presupuesto de 400 millones de pesos para las universidades. Pero para el sector salud de la UNSa en Salta está destinado cero peso, no así para otros sectores. Hay que recordar que la Facultad de Medicina depende de la Universidad de Tucumán. Pero para Enfermería y otros no hay destinado un peso. La dirección de la universidad deberá ir a ver al jefe de Gabinete para generar más presupuesto para Salud. Lo mismo pasa con las cárceles, la de Orán tiene un presupuesto que no alcanza ni para comprar pintura, estamos hablando de 1,2% del total del presupuesto. Este presupuesto es muy acotado para Salta y tanto el gobernador como los intendentes tendrán que ir a negociar con el jefe de Gabinete.

¿Por qué piensa que el norte queda tan relegado en el reparto del presupuesto para obras?
Es muy preocupante, porque no solo se habla de Salta, sino de Tucumán, Jujuy y Catamarca. A nivel ferrocarril, el año pasado Florencio Randazzo destinó 20 millones para Salta, para Jujuy 20 millones, 20 millones para Catamarca y 30 para Tucumán. Ese dinero para un ferrocarril no alcanza para nada. Sin embargo, el ferrocarril Belgrano Cargas este, todo lo que es Corrientes, Formosa y Chaco, recibió partidas económicas importantes, que multiplican por 100 lo que recibió Salta.
Hablemos de la ruta 12 que conecta Entre Ríos, Corrientes y Misiones, esa ruta tiene el presupuesto 100 por 100 para que sea realizada como autopista. Y nuestras rutas no tienen para eso.

Se termina un período de 12 años, ¿cómo ve el futuro de Argentina?
El kirchnerismo perdió una oportunidad histórica de poner a la Argentina entre las primeras potencias del mundo, más en el tiempo en que teníamos gran precio de nuestros productos primarios.
Hoy el país dejó de ser competitivo, con la carga de retenciones que tienen nuestros productores se ven sofocados y está peligrando gran cantidad puestos de trabajo. El nuevo presidente va a tener que hacer un trabajo a conciencia, un paso a paso. Tendrá que ver retenciones, el flete y créditos a las pymes, que son las principales empleadoras.
"Creo que el radicalismo hizo una muy buena elección, pese a que se salió tercero en los comicios de Salta. Hubo un repunte".

¿Cuál va a ser su futuro político?
Nosotros terminamos una gestión importante. Ahora recibimos distintos ofrecimientos, por ahora va a ser una conducta expectante. Muy probablemente sigamos participando desde algún otro sector, no solo se puede participar siendo legislador, concejal o teniendo algún cargo político.

¿Cómo ve al radicalismo de Salta?
Creo que hizo una muy buena elección, pese a que se salió tercero en los comicios de Salta. Hubo un repunte importante del partido centenario en la provincia. Ahora hay que seguir trabajando más aún viendo la elección que hizo Gerardo Morales, en Jujuy, y José Cano, en Tucumán. Si en Salta se sigue por el camino correcto, el partido puede seguir creciendo.

¿Qué balance hace de los cuatro años de gestión como diputado nacional?
En estos cuatro años que tuve la oportunidad de representar a los salteños hemos trabajado a conciencia. Trabajamos en las comisiones de Acción Social y Salud, Comunicaciones e Informática, Defensa del Consumidor, Turismo, Educación, Tercera Edad, Discapacidad, Prevención de Adicciones y Control del Narcotráfico.
Trabajar en minoría en un Congreso donde el oficialismo muestra su poder y nos consideraba un enemigo, era bastante complejo. Aun así presentamos más de 600 proyectos, de los cuales muchos se pudieron aprobar en las comisiones y dentro del Congreso. Eso lo logramos no confrontando con el oficialismo, sino tratando de buscar consenso.
Cuando hablamos de presentar el proyecto para que no paguemos más el tiempo de espera en la telefonía celular, desde que uno llama hasta que lo atienden, tuve que hablar con el presidente de la comisión y pedirle el apoyo. En vez de confrontar hablamos y se aprobó el proyecto que benefició a todos los argentinos.
Los proyectos no se aprueban confrontando, sino consensuando en las comisiones. Cuando uno llega al recinto, la mayoría de los proyectos de ley o resolución ya se sabe cuál va a ser el resultado, porque en la reunión de comisión ya se dio el debate fino.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora