Sin lugar para los tibios. Esa es la idea que tuvo el Gobierno entre cejas a la hora de confeccionar el flamante régimen de exteriorización de capitales, que ya fue promulgado y al que solo le restan las reglamentaciones para funcionar en su totalidad.
El objetivo es claro: tratar de sumar la mayor cantidad de activos posibles que, en la actualidad, se encuentran ocultos de la mirada de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y que imposibilita al fisco cobrar impuestos.
Por este motivo, dotó al sistema de una gran cantidad de beneficios, que van desde la posibilidad de blanquear sin costo, pasando por la incorporación de una amplia moratoria, hasta llegar al bloqueo fiscal para quienes opten por "sincerar".
Sin embargo, también incluyó en el texto legal una serie de cláusulas que, de no cumplirse, puede terminar echando por tierra con las ventajas que adquirieron aquellos que optaron por adherir al régimen.
Tal como resumió Fernando Schettini, socio del estudio S&A, "el régimen es estricto en cuanto a que los beneficiados tienen que ser realmente sinceros" con aquellos activos que definitivamente exterioricen.
En visión del especialista, todas las ventajas resultan procedentes en la medida que el sinceramiento sea total. "Es decir, no se puede blanquear una parte: se premia al sincero y se castiga al mentiroso", remarcó oportunamente.
Reglamentación
Tal vez la cláusula que más asuste a quienes analizan la posibilidad de blanquear de manera parcial es la que hace caer todos los beneficios si, una vez finalizado el plazo para exteriorizar, el fisco detecta un bien que, siendo susceptible de "sincerar", no fue incluido oportunamente.
Dicho de otro modo, si el organismo de recaudación encuentra algún activo no declarado, el contribuyente deberá afrontar el pago de los impuestos mencionados y, además, podrá ser juzgado por evasión simple o agravada (por citar algún ejemplo).
También, tal como fija el mismo artículo, le restituye a la AFIP la posibilidad de aplicar todas las herramientas que tiene la ley 11.683 (de procedimientos tributarios). O sea que podría aplicar multas y calcular intereses por las deudas generadas. Algo parecido sucederá con aquellos que, sin adherir al blanqueo, hayan presentado una declaración jurada de confirmación de datos. Es decir, si una persona presentó y pagó en tiempo y forma todos sus gravámenes, podrá confirmar su accionar y acceder a este beneficio que, en resumidas cuentas, lo blinda de futuras inspecciones impositivas.
Sin embargo, tal como figura en el artículo 85 de la ley, si el fisco detectara algún bien o tenencia que no hubiera sido incluido en la declaración jurada de confirmación de datos, perderán el beneficio. La decisión siempre quedará en manos de los contribuyentes. Pero, como bien expresó el titular de la AFIP, Alberto Abad, "si no incorpora algún activo que tendría que haber blanqueado, se le caen todos los beneficios". En definitiva, tal como lo advirtió el asesor tributario Marcelo Domínguez, "blanquear parcialmente es una alternativa de riesgo, porque si en el futuro la AFIP detecta bienes no declarados, se caen los beneficios del blanqueo". Dicho de otra manera, en el caso de ser detectada la "trampa", el organismo de recaudación quedará facultado para reclamar los impuestos relacionados con el "incremento patrimonial no justificado".
La última palabra la va a tener el contribuyente. Pero queda claro que una decisión equivocada va a tener consecuencias muy importantes y, sobre todo, extremadamente onerosas para los que sean descubiertos.

Claves para tener en cuenta

Importante
La detección de activos que debieron ser blanqueados y la no inclusión de bienes en las declaraciones juradas posteriores son suficiente para quedar excluido del blanqueo.
Cruce de datos
La facultad concedida a la Unidad de Información Financiera (UIF) de comunicar información a otras entidades públicas con facultades de inteligencia o investigación podrá ejercerse.
Posibilidades
Se autoriza a blanquear las "obligaciones que se encuentren en curso de discusión administrativa, contencioso administrativa o judicial en los ámbitos penal tributario, penal cambiario y aduanero".
Condición
Se puede caer el acceso ante la falta de pago del impuesto especial, destacando que se reduce la "exención de abonar el 10%, con la suscripción del Bonar 2017 y/o Global 2017".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora