No pasó ni un minuto desde la puesta en marcha del flamante régimen de sinceramiento fiscal, que ayer quedó operativo en un ciento por ciento, para que se cree una clara división entre los asesores tributarios.
La disputa quedó planteada cuando se conoció el texto final de la Ley 26.760, publicada en el Boletín Oficial hace unas semanas, que permite a los que tienen ocultos bienes incorporarlos a su patrimonio sin necesidad de blanquearlo.
Ocurre que la normativa incluye una interesante moratoria que permite abonar en amplias cuotas los montos adeudados y condona parte de los intereses y las multas aplicadas. Lo mejor es que no existen mayores restricciones para adherir a este mecanismo.
De esta manera, en vista de que quienes exteriorizan deben abonar el impuesto especial (que puede ser del 5 al 15%, de acuerdo al tipo de bien que "sinceren" y al momento en el que hagan el blanqueo), muchos descubrieron que es un mejor negocio elegir esta opción.
Sobre todo considerando que ratificando las liquidaciones realizadas con anterioridad a la promulgación de la norma, a través de la simple presentación de una declaración jurada de confirmación, los que eligieran este camino también gozarían del beneficio del bloqueo fiscal.
Dicho de otro modo, terminarían "blanqueando" activos a través de la moratoria, una opción más económica y que, a su vez, otorga la seguridad de no ser investigados en el futuro por el organismo de recaudación.
No obstante, no todos los especialistas están de acuerdo con este punto de vista. Los que se manifestaron en contra de esta "falsa" dicotomía, apoyan su posición en el decreto reglamentario que se dio a conocer la semana pasada.
Es que en el texto normativo publicado en el Boletín Oficial hay dos artículos que establecen ciertas restricciones cuando se trata de bienes en particular. Con estos límites, ya no existirían dos posibilidades, sino una: blanqueo o moratoria. Pese a esto, ya existen expertos que tildaron de inconstitucional al decreto reglamentario, al afirmar que una reglamentación no puede fijar condiciones que estén por "arriba" del texto de la ley.
El planteo está formulado. Ahora solo resta esperar a que los contribuyentes opten por la alternativa que consideren más conveniente. El tiempo se encargará de determinar qué opción será, en definitiva, válida.

Se necesitan US$ 40.000 millones

La gran apuesta del Gobierno para cerrar el año tributario y fiscal. El Gobierno comenzó ayer el blanqueo y la moratoria impositiva, las grandes apuestas para cerrar el año fiscal y tributario en orden; y, lo más importante, dejar las bases para que 2017 sea de crecimiento. Dentro del Ministerio de Hacienda son más que optimistas y hablan de una meta de US$ 40.000 millones de capitales de argentinos y residentes que se declararán hasta fin de año; y de un total de US$ 60.000 millones en todo el llamado cuando termine en marzo del año próximo. Si se cumplieran estas metas, el ministerio que maneja Alfonso Prat Gay obtendría entre 3.500 y 4.000 millones de dólares de las multas que los "clientes" deberían pagar para ingresar en el beneficio, lo que, a precios actuales del dólar, implicarían unos $62.000 millones. Para el Gobierno, ese dinero sería suficiente para poder cumplir con los pagos a los jubilados ya comprometidos para este ejercicio, y además dejar algún sobrante en dólares para fortalecer las reservas y terminar 2016 con tranquilidad cambiaria y cierta base en las reservas del Banco Central para planificar un comienzo de 2017 con mayor tranquilidad. Sin duda, la apuesta es muy fuerte.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


MARIO MONGES
MARIO MONGES · Hace 1 mes

LADRONES HIJOS DE PUTA PANAMAPAPERS MACRI Y SUS COMPLICES QUE ESTAN ENEL GOBIERNO TENIAN LA GUITA AFUERA Y AHORA LA VAN A DECLARAR PERO NO LA VAN A TRAER UN NEGOCIO REDONDO COMO SE VE QUE CONFIAN EN SU PROPIO GOBIERNO PARA INVERTIR

Se está leyendo ahora