Carlos Kunkel y Héctor Recalde, quienes en su juventud estuvieron en barricadas enemigas, aparecen unidos, ya septuagenarios, en un intento de mantener el liderazgo de Cristina Fernández de Kirchner.
Ayer impulsaron la iniciativa de que la bancada oficialista no acompañe a Mauricio Macri en la asamblea legislativa.
“Hemos decidido actuar con responsabilidad y no poner palos en la rueda. Pero este bloque decidió, solidarizándose con Cristina Kirchner, no bajar para la jura de Macri”. Héctor Recalde, jefe bloque diputados FpV
Es probable que la convocatoria, en cuyo anuncio estuvieron algunos diputados que no representan a provincias gobernadas por el kirchnerismo, termine siendo una prueba de fuego para la autoridad del abogado laboralista que llegara al Frente para la Victoria de la mano de Hugo Moyano.
"Nadie concurre al Congreso si no hay un marco de respeto institucional", indicó Kunkel. "No le veo mucho sentido estar presentes mañana en la asunción".
"Este bloque decidió, solidarizándose con Cristina Kirchner, no bajar al recinto", dijo Héctor Recalde, el nuevo titular de la bancada. "Nos pareció que la Presidente tuvo una decisión con una dignidad absoluta y nos queremos solidarizar", insistió en veterano legislador.
“Todo esto no debería estar pasando. Es inentendible. Más allá de quién sea, a quién le toque, la desprolijidad a la que someten a los argentinos no tiene sentido”. Máximo Kirchner, diputado nacional FpV
Máximo Kirchner fue menos obsecuente. "Yo no tengo ningún tipo de problema. A mí no me molesta el resultado electoral; uno lo tiene que aceptar. Pero lo definirá el bloque", dijo. Esa cautela, no habitual en él, pudo haberla inspirado la crudeza de la realidad: su tía Alicia es la gobernadora de Santa Cruz y su situación no es del todo sólida, ya que hay una denuncia firme de inconstitucionalidad contra el sistema de lemas que le permitió obtener la gobernación habiendo salido segunda.
Además, los salteños no se sumarán al boicot. Los senadores Rodolfo Urtubey y Cristina Fiore y los diputados Evita Isa, Javier David y Pablo Kosiner bajarán al recinto, según informó el Gobierno provincial.
Juan Manuel Urtubey, a su vez, emitió un comunicado que expresa: "Como gobernador de la provincia de Salta me siento en la obligación de asistir a la jura como presidente de la Nación del ingeniero Mauricio Macri. Sería una falta de respeto a la democracia no hacerlo. Los peronistas hemos sufrido a lo largo de la historia persecuciones, proscripciones, torturas y muerte por defenderla. Nunca dudé en donde debía estar mañana. Y allí estaré apenas termine de jurar como gobernador de mi provincia".
Para los gobernadores, un boicot como el que proponen Recalde y Kunkel a pedido de la expresidenta puede ser un dolor de cabeza.
“Es preocupante en términos políticos. (Los diputados del FPV) se comportan como chiquilines, no se dan cuenta de que está en juego el prestigio del país”. Pablo Tonelli, diputado PRO
No pueden alentar la ausencia de sus diputados y senadores.
En primer lugar, sería un desaire para con el mandatario que los invitó a almorzar el sábado, con quien quedarían mal sin beneficio alguno que lo justifique.
Además deberán compartir cuatro años de gobierno, con un presupuesto que mantiene los mismos márgenes de discrecionalidad con que se manejó el kirchnerismo durante doce años, facultades extraordinarias que acrecentará en poder de Macri en medio de la crisis económica y social que recibe como herencia.
“Mi bloque va a funcionar democráticamente. De cara a la reunión de mañana van a decidir con libertad (si asisten a la jura del presidente electo)”. Miguel Ángel Pichetto, jefe bloque senadores FpV
Claro que un boicot de esta naturaleza, carente de fundamentos institucionales, podría tener consecuencias imprevisibles.
Para el peronismo, la historia debería ser aleccionadora. El 4 de junio de 1946, los legisladores radicales y socialistas se negaron a asistir a la asunción de Juan Domingo Perón en su primera presidencia. Cuestionaban "las calidades constitucionales del mandatario electo". No ganaron nada, salvo radicalizar al país.
El kirchnerismo cuestiona a Macri, simplemente, porque no comparte la ideología del difuso populismo kirchnerista sino porque está dispuesto a hacer otra cosa.
Los peronistas saben que, por ahora, el cristinismo está más empeñado en el control interno del PJ que en el ataque a Macri.

Los senadores no se suman
Los senadores del oficialistas tienen libertad de acción para asistir a la Asamblea. Miguel Pichetto dijo que “mi bloque va a funcionar democráticamente y van a decidir con libertad los senadores, porque a partir de ahora hay una discusión horizontal de cara al futuro”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...