A muchos de los cuarteles de bomberos voluntarios de la provincia le faltan los equipos para que desarrollen sus tareas de manera segura. No solo eso: los fondos que tenían destinados para el año pasado siguen sin llegar.
Cada unidad necesita justamente de equipos específicos acorde a su ubicación. Es así que los cuarteles que están sobre las urbanizaciones recostadas sobre la ruta nacional 34 carecen de algunas herramientas para los casos de accidentes, el cuartel de Cachi no tiene las herramientas para rescate en la montaña y en las ciudades no renovaron el equipamiento para combatir el fuego. Y el problema vuelve a ser el desfinanciamiento a partir de la burocracia del Estado provincial.

Los recursos

La Provincia presupuestó para todo el año pasado 13 millones de pesos para todos los cuarteles del territorio salteño.
El avance más significativo de 2016 fue que 9 millones, de ese presupuesto, fueron destinados para obra social, seguros y coseguros; es decir para todos los beneficios sociales que le corresponde por ley a cualquier trabajador.
Quedaron entonces 4 millones que serían destinados para la adquisición de los equipos que necesitaba cada cuartel.
Los bomberos comenzaron enero con renovado optimismo, siguieron en permanente estado de alerta, pasaron los meses, llegó el fin de año y pasó 2016 y los equipos nunca llegaron.
No es que se dejaron estar. Sí reclamaron pero no lograron nada. Además, la desenfrenada inflación les recortó el poder de compra. Hay que recordar también que en enero hubo una devaluación del peso respecto del dólar de un 60 por ciento, por lo que los equipos homologados que se traen de Europa en un mes pasaron a costar el doble. Completaron el desolador escenario la crisis económica que golpeó a los aportantes y que muchos comenzaron a tener problemas a la hora de desembolsar la ayuda.
Sin embargo los 4 millones de pesos siguen en manos de la Secretaría de Defensa Civil y los equipos no llegan a los cuarteles. Consultados por El Tribuno, reconocieron que la compra no se puede realizar aún por "cuestiones administrativas".

Realidades

La situación es diferente en cada uno de los cuarteles de los voluntarios, sin embargo hay aspectos que son comunes.
El comandante de los Bomberos Voluntarios "Martín Miguel de Gemes" de Salta capital, Juan Chávez, dijo que un traje completo para combatir el fuego, más toda la indumentaria y el equipo, cuesta alrededor de 100 mil pesos aproximadamente, para una persona.
"Nosotros necesitamos del Ejecutivo provincial el apoyo financiero comprometido. No estamos mal, pero ese dinero es para la parte operativa de los bomberos porque acá se debe decir que nosotros tenemos que ir creciendo a medida que crecen los centros urbanos", expresó Chávez.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


EL ALBERTO
EL ALBERTO · Hace 9 días

Mientras el Sr. gobernador da grandes subsidios a clubes de futbol que no aportan nada a la sociedad y grandes pero grandes subsidios a SAETA para que viajen gratis muchisima gente que no lo necesita.

Ruben Barraza
Ruben Barraza · Hace 9 días

Vuelvo a reiterar lo que ya dije anteriormente: porque en la Pcia de Bs As es obligatorio que pongan un porcentaje de sus ganancias en Fundaciones sin fines de lucro. Hoy està actualizado y los Bingos destinan 4 millones de pesos mensuales a estas fundaciones. Por ejemplo en Moròn el Bingo le otorga mensualmente 1,5 millón de pesos a los Bomberos de Moron y la institución se pudo comprar equipos ,camiones ,camionetas, lanchas, autos y ¡¡¡hasta un helicóptero!!!!. El de Ramos Mejías tiene hasta un complejo de locales en alquiler y playas de estacionamientos en pleno centro de Ramos. En Salta ( según nuestro intendente) el Bingo subvenciona ¡¡¡¡ a Saeta !!!! ¡¡¡que carajo tiene que ver Saeta en esto!!!!! ¿ No será que el Bingo està "subvencionando" las cuentas bancarias privadas de nuestro intendente?.


Se está leyendo ahora