Las declaraciones que el juez federal Claudio Bonadio realizó ayer en una radio en las que negó una "persecución política" contra Cristina Kirchner, a la vez que desalentó la posibilidad de que la expresidenta vaya presa, no fueron suficientes para evitar que Gregorio Dalbón, el mediático abogado de la exmandataria, lo cruzara duramente.
"Está muerto jurídicamente" y "es un mamarracho" fueron las expresiones con las que el abogado en causas civiles de Cristina Kirchner se refirió al juez federal.
"Si estuviera a derecho, solo hablarían sus fallos", subrayó el letrado en su cuenta de Twitter.
"Resulta ahora el juez que investiga a @CFKArgentina cuenta por los medios las posibilidades de ir o no presa de la presidenta. Un mamarracho", evaluó el abogado, quien representa a la exjefa de Estado en su demanda contra la líder del GEN y diputada Margarita Stolbizer. Según la apreciación del magistrado, "un juez federal honesto y serio no sale a los medios a hablar de las causas de una exmandataria".
"Bonadio lo hizo porque sabe que perdió", advirtió el abogado de la exjefa de Estado, quien analizó que "es cuestión de tiempo" para que el juez sea apartado de las causas que lleva adelante contra Cristina Kirchner, es decir, por el dólar futuro y Los Sauces.
La palabra de Bonadio
En declaraciones a Radio Nacional y a La Red, el juez Bonadio había rechazado las expresiones de la expresidenta Kirchner en el sentido de que se registra una persecución en su contra, y señaló que "no es una idea nueva" ya que "lo ha dicho varias veces".
"De ninguna manera (hay una persecución). En la historia judicial no debe haber ninguna persona que imputada de un delito acoge el proceso penal de una manera graciosa. En general, uno se enoja. Esa es mi experiencia", señaló el juez. Y agregó: "Una persona tiene todas las garantías para poder defenderse. Y Cristina Kirchner por supuesto que también las tiene".
Al ser consultado sobre si hay posibilidades de que disponga la detención de la expresidenta, remarcó: "Esas cuestiones se resuelven en el expediente en función de cuáles son las pruebas que se juntan, cuáles son los delitos que se imputan y cuáles las actitudes de las partes". Ante la pregunta del periodista Luis Novaresio sobre esa posibilidad, el juez amplio: "Pongalo así, no hay ningún motivo para que la doctora Kirchner vaya a estar presa".
Por otra parte, el juez confirmó que la causa que sigue por la venta de dólar a futuro "está en condiciones de ser elevada" a juicio oral, si la Cámara Federal confirma el procesamiento de la expresidenta.
"Está en revisión ante la Cámara Federal. Si lo confirma, la causa prácticamente está en condiciones de ser elevada, porque no hay mayor actividad procesal que realizar", puntualizó el magistrado.
Bonadio también apuntó contra el diputado del Frente Renovador Felipe Solá, quien había advertido que existe una "especie de cacería" contra la exmandataria.
"Las expresiones de Solá son cuanto menos irresponsables e impertinentes. No es un señor del público discutiendo en el bar sobre quién tiene que ser el DT para la Selección, es un diputado de la Nación que se está refiriendo a decisiones jurisdiccionales de otro poder del Estado", dijo Bonadio.
Para el magistrado, "Solá debería ser más prudente y tratar de hacer prensa con otras cosas y no metiéndose en cosas que le hacen mal porque demuestra su ignorancia sobre el tema; no tiene formación jurídica".
En ese marco, el juez le pidió "responsabilidad" al exgobernador bonaerense porque, según advirtió el magistrado "se fue al pasto".

Flor K deberá esperar por sus millones

La Justicia negó el pedido para tratar su apelación al embargo durante la feria. El juez federal Julián Ercolini rechazó ayer un pedido de Florencia Kirchner para tratar durante la feria judicial la apelación al embargo que se había levantado, en el marco de la causa Hotesur, sobre los 4.664.000 dólares que tenía en una caja de seguridad en el Banco Galicia y sobre los 1.032.144,91 dólares y 53.280,24 pesos en dos cuentas bancarias.
El magistrado rechazó el planteo de Carlos Beraldi, abogado de Florencia y su madre, la expresidenta Cristina Kirchner, y el caso pasará a la Cámara Federal para su análisis recién la semana que viene, cuando vuelva la actividad judicial.
"Con relación a la habilitación de la feria judicial solicitada en su presentación, toda vez que ninguna de las consideraciones que en abstracto formula se encuentran enumeradas en la acordada 06/2016 de la Cámara del fuero, donde se detallan las cuestiones que admiten tratamiento durante el receso judicial, es que a la petición realizada en ese sentido, no ha lugar", resolvió Ercolini.
Asimismo, el juez consideró que al estar delegada la investigación en el fiscal Gerardo Pollicita, le corrió vista a éste para que opine si corresponde o no elevar la apelación a la Cámara Federal porteña.

El embargo millonario

Días atrás, el juez Ercolini dispuso un embargo sobre los millones de dólares encontrados en cajas de seguridad, así como otro millón de la divisa extranjera encontrado en cuentas corrientes a nombre de la hija de la expresidenta.
La medida había sido solicitada por el fiscal Pollicita "a los fines de impedir que puedan verse alterados o modificados".
Para la Justicia, ese movimiento de dinero tuvo que ver con una maniobra de Cristina Kirchner para evitar eventuales embargos o inhibiciones, y el fiscal Pollicita advirtió que si bien "resulta irrelevante" si los fondos "se encuentran debidamente declarados, lo que se encuentra controvertido es el origen de los mismos".
Todo para "garantizar y asegurar efectivamente el eventual decomiso del dinero en cuestión que podría estar vinculado a los delitos investigados", sostuvo Ercolini.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora