Existe un nuevo término utilizado por referentes del Gobierno y algunos economistas: "brotes verdes", con el cual aluden con optimismo sobre los resultados incipientes de las nuevas medidas implementadas en la corta gestión del presidente Mauricio Macri.
Ya conocidos los datos del segundo trimestre, observamos con preocupación que el consumo, la construcción y la industria, entre otras, siguen sin mostrar signos de reactivación, pero eso no disimula el optimismo demostrado por el ministro de Hacienda y Finanzas al sostener en un discurso realizado en el evento anual de la Cámara de la Construcción donde afirmó que ya terminó la caída de la economía y se inicia un leve proceso de crecimiento. "No es momento de timoratos, hay que trabajar juntos y poner el hombro, uno de cada tres compatriotas no lo está pasando bien", afirmó, para después continuar su mensaje "esto que hoy es incipiente va a ser bastante más generalizado, nuestras estimaciones preliminares dicen que toda la economía dejó de caer en el tercer trimestre y que los precios se desaceleraron, permitiendo aumentos en el salario real de los trabajadores", palabras llenas de optimismo.
Desde el Ejecutivo afirman que en algunas semanas empezarán a notarse los primeros "brotes verdes" que mejorarán las expectativas e imagen del Gobierno y que a pesar de que en materia económica las cosas no se dieron como lo habían planeado, los resultados positivos empezaron a verse, lo que pasa es que vienen entre cuatro y cinco meses retrasados.
Y a pesar de que por ejemplo en el mercado interno la disminución de la actividad del mes de julio fue del -10,5%, ya en agosto disminuyó la caída al -7,3%, esperando que estos indicadores bajen y se comience en el corto plazo a hablar de números positivos, es decir de crecimiento.

El optimismo oficial

Pero veamos cuáles son algunos de los datos que generaron el optimismo:
a) Bajó la inflación, los funcionarios estiman que se mantendrá en porcentajes cercanos al 1,5% mensual y las proyecciones para 2017 estarían entre el 17 y 25%, muy por debajo de la proyectada para este año.
b) Tasas de interés, a pesar de que están bajando, se espera que la misma acompañe a la inflación, las discusiones entre el presidente del Banco Central y el ministro Prat Gay sobre cuál es el nivel adecuado de esta tasa es un hecho, ya que el ministro considera que tendrían que estar por lo menos cuatro puntos más abajo que las actuales. Entiende que el verdadero rendimiento no tiene que superar el 4% anual en términos reales, y si pensamos que el año próximo tendremos por ejemplo un 20% de inflación, la tasa de interés no tendría que exceder el 24%.
c) Ventas de autos, Durante agosto la suba interanual de patentamientos aumento un 24% y en setiembre fue del 4,5%. Esto muestra con optimismo que la gente invierte o cambia de autos, camionetas o camiones porque ve futuro para sus inversiones.
d) La economía de Brasil está mejorando, a pesar de que aún no logra crecer, lo positivo es que los números en rojo son cada vez más chicos, esto da mayores expectativas a nuestra producción con el antecedente de que las exportaciones al vecino país crecieron en agosto un 2,6% y en setiembre un poco más del 5% comparándolo respecto al año anterior.
e) Incremento de los préstamos en dólares, también llamados "créditos verdes", durante el mes de agosto han crecido un 170% respecto al mismo mes del año pasado, en su mayoría fueron otorgados a productores y compañías relacionadas con el campo cuyos productos son exportados, ya que hoy pueden obtener libremente la moneda estadounidense para comprar o vender y no estar pendientes de las variables de nuestra moneda.
f) Al Blanqueo de Capitales por las expectativas que ha generado entre los funcionarios del Gobierno también lo consideran un "brote verde" que ayudará en la instalación de nuevas inversiones.
g) Los ladrillos, en septiembre la venta de cemento totalizó 1.000.000 de toneladas, monto que se vendió en promedio durante el año 2015 y a pesar de que aún no se llegó a superar el promedio interanual, observamos que el incremento del tercer trimestre fue superior en un 6,5% respecto del segundo trimestre de este año.
h) La construcción, al igual que el cemento podemos decir que los índices de crecimiento mensual del tercer trimestre tienen un incremento de entre el 4 y el 6% respecto del trimestre anterior, todos de este año.
i) El aumento de la recaudación del Impuesto al Valor Agregado, si medimos en términos reales observamos que durante septiembre de este año cayó un 4% respecto al mismo mes del año anterior, pero si lo medimos respecto al mes anterior observamos un aumento de un 6,6% que indica una recuperación del consumo.

Críticas

Son muchas las críticas sobre este intento de impulsar la economía a partir de generar un mayor gasto ya que no ataca los problemas de fondo que son necesarios para impulsar las inversiones privadas, la acumulación de capital, la ganancia por productividad, la creación de empleos genuinos y el crecimiento a largo plazo, entre las metas más importantes.
La consultora Economía y Regiones es muy dura en sus apreciaciones ya que diagnostica que mientras no disminuya el gasto público y la presión tributaria -una de las más altas de la región- seguirá siendo una utopía la lluvia de inversiones anunciada por el Poder Ejecutivo.
La idea es mostrar una recuperación de la actividad económica frente a las elecciones legislativas de 2017. Son varios los economistas que critican el giro populista que está tomando el Gobierno, pero a su vez entienden y aceptan los límites que impone el contexto político que ratifica el Ejecutivo al afirmar que si no gana en las elecciones legislativas del 2017 el crecimiento de las inversiones no será una realidad.
Debemos tener en cuenta que reducir los gastos del Estado para bajar la inflación tendrá un alto costo social y político, razones valederas para entender la estrategia económica que podría ser la más adecuada en un año electoral.
Otros economistas también objetan el creciente endeudamiento externo que está tomando el equipo económico y lo definen como "el clásico argentino", ya que pedir créditos al exterior solo debería servir para realizar inversiones en infraestructura y no para estabilizar artificialmente la economía si es que se utiliza para financiar gastos corrientes, técnicas ya utilizadas.
La clave está en el déficit acumulado y la recesión que lleva cinco años. La economía debe resolver esos desafíos en el marco de fuerte volatilidad social. La ortodoxia debería revisar alguna vez como compatibilizar la teoría económica y la realidad política. Un gobernante, a veces, tiene razones que la razón económica no comprende.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora