Un avión comercial modelo Boeing 737-430 intentaba aterrizar en pista con ráfagas de fuerte viento. El primer intento fue fallido, pues el piloto tuvo que reaccionar y se vió obligado a volver a elevar la aeronave. Las ruedas del aparato rozaron la pista y se levantó una enorme humareda. Posteriormente, en un segundo intento, el piloto lograría aterrizar sin que hubiese que lamentar incidencias.
Sucedió el pasado martes en el aeropuerto Václav Havel de Praga, capital de la República Checa.
La destreza del comandante evitó en primera instancia un accidente, ya que el avión estaba a punto de tocar tierra en una posición extremadamente inclinada, que hubiese podido tener consecuencias trágicas. En el vídeo puede comprobarse como el Boeing se balancea violentamente de lado a lado antes de volver a tomar altura.
Las imágenes fueron colgadas en Youtube el pasado martes 4 de octubre y el vídeo ya lleva más de 300.000 visionados, convirtiéndose en un fenómeno viral.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora