El oficialismo aseguró que tiene la cantidad de legisladores necesarios para realizar hoy la sesión especial en la Cámara de Diputados donde se tratará el proyecto para aprobar el acuerdo con los holdouts, pese a que al cierre de esta edición estaba en duda la posición que finalmente asumirá el Frente Renovador, principal apoyo numérico de Cambiemos.
Luego de una mañana de intensas reuniones que las autoridades oficialistas mantuvieron con referentes de bloques de la oposición, el coordinador del interbloque Cambiemos, el radical Mario Negri, aseguró pasado el mediodía que "el quórum está asegurado".
Para llegar al quórum en la Cámara Baja se necesitan 129 diputados. El oficialismo asegura que llega al 134.
El bloque Justicialista, reciente escisión del Frente para la Victoria en la Cámara Baja, confirmó que dará quórum en la sesión, mientras que el kirchnerismo ratificó que no bajará a sus bancas para habilitar el número de 129 diputados en el recinto, que se precisa como mínimo para empezar el debate.
Por su parte, el massismo, que la semana pasada en comisiones firmó el dictamen favorable al acuerdo que propuso Cambiemos, estaba esperando los informes sobre la situación de los abogados en New York para decidir la posición que adoptará en consulta con su equipo económico.
Sobre este punto, el presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda, Luciano Laspina (PRO), desechó que el acuerdo abra la puerta para más juicios contra la Argentina por parte de los acreedores que habían aceptado los dos canjes de deuda previos, y afirmó que nadie está pensando seriamente en que "el país esté en riesgo de mayor litigiosidad".
El 4 de abril la Corte de Apelaciones de Nueva York definiría si se mantiene el embargo. Una reunión clave
Ayer por la mañana el presidente de la Cámara, Emilio Monzó (PRO), junto al presidente del bloque Unión PRO, Nicolás Massot, Negri y otros referentes del interbloque más el secretario de Finanzas, Luis Caputo, se reunieron en la presidencia del cuerpo para recibir a Diego Bossio y Oscar Romero, del bloque Justicialista. Esa bancada, reciente escisión del FPV, horas atrás había pedido postergar la sesión especial de mañana luego de que la Cámara de Apelaciones de Nueva York congelara la decisión del juez Thomas Griesa de levantar embargos contra la Argentina y dispusiera que la medida del magistrado sea efectiva cuando se resuelvan las apelaciones contra el fallo.
Tras más de una hora de conversaciones a puertas cerradas, Romero salió y ratificó que el bloque de 17 miembros dará quórum y apoyará la derogación de la ley cerrojo y la modificación de la ley de pago soberano, como parte del acuerdo para pagarle a los holdouts con nueva deuda. Romero dijo que propuso a Cambiemos la modificación del artículo 5 del proyecto oficial para que el Congreso tome partido en el manejo de la deuda en caso de nuevas demandas judiciales, pero no obtuvo una respuesta definitiva. El Gobierno plantea que, "los riesgos (de nuevos litigios) son mínimos", con relación al riesgo que existe de que los bonistas que entraron a los canjes de 2005 y 2010 demanden mejores condiciones de pago, tras el acuerdo con los holdouts, que son tenedores de bonos en default. Luego la consulta siguió en la presidencia de la Cámara con el bloque socialista.
Axel Kicillof: "Es más fácil que haya una plaga de langostas que hiperinflación"
El FPV no dara quórum
La secretaria parlamentaria del Frente para la Victoria, Teresa García, ratificó que el bloque no dará quórum para empezar a tratar el proyecto del Gobierno para pagarle a los holdouts, porque cree que "no es sustentable y es injusto porque privilegia a una pequeña cantidad de bonistas" del 7 por ciento que aún no llegaron a un arreglo con la Argentina. García alertó también que el acuerdo puede abrir "una espiral sin fin de reclamos de bonistas" que aceptaron los dos canjes de bonos anteriores, e insistió que no dar quórum para la sesión "es una herramienta política necesaria para que la gente entienda qué está pasando".
Según cálculos provisionales, Cambiemos contará mañana para abrir la sesión con 89 diputados en sus bancas, más 17 del bloque Justicialista, 3 del interbloque que tiene como referente a Darío Giustozzi, 6 santiagueños, 3 puntanos más Claudio Poggi, 6 cordobeses y 6 del bloque Progresistas, con lo que alcazarían el quórum exigido.

Una apelación y muchas dudas

Cuando todo parecía a punto para que el Gobierno pueda cerrar el acuerdo con los holdouts, un fallo de la Cámara de Apelaciones de Nueva York abrió nuevos interrogantes.
¿En que consiste el fallo? El 2 de marzo pasado el juez Thomas Griesa dictó una sentencia en la que ordena que queden sin efecto los bloqueos que afectan a la Argentina si el país deroga la ley cerrojo y de pago soberano y cancela antes del 14 de abril los acuerdos firmados antes del 29 de febrero.
Sin embargo, algunos holdouts apelaron la medida, incluso los que aceptaron la propuesta argentina, como el fondo NML de Paul Singer.
En consecuencia, la Cámara de Apelaciones de Nueva York hizo lugar al recurso y dejó en suspenso la medida cautelar dictada por Thomas Griesa que ordenaba levantar el embargo contra el país.
La duda es si, en el caso de que la apelación quede firme, se pueda abrir la puerta para nuevos litigios contra el país.
Las miradas ahora apuntan al próximo 4 de abril, el día que la Corte de Apelaciones se pronunciará sobre las apelaciones de los holdouts con la posibilidad de que deje firme o no la decisión de Griesa de levantar los embargos que pesan sobre la Argentina.
Por lo pronto, en la arena política local la apelación tuvo un efecto inesperado, le dio nuevos argumentos al FPV en su búsqueda de que el acuerdo con los buitres finalmente se caiga.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora