No importa la hora que sea. Los "chorros" entran, roban y se van. Otra vez el episodio se dio Hospital San Vicente de Paul de Orán y a plena luz del día. Nadie entiende como sucedió ni cómo el hombre no fue detectado por la seguridad del nosocomio. Esta vez lo que desapareció fue un monitor de la oficina de Terapia Intensiva que está ubicado en el primer piso. Una arriesgada maniobra dado el lugar del que fue sustraído. Autoridades del hospital hicieron la denuncia a la Comisaría 20 y hasta el momento se desconoce quién burló la seguridad del lugar y cometió el robo.
El monitor que falta fue extraído con total impunidad desde el sector de Terapia Intensiva, que se encuentra ubicado en el primer piso del hospital. Si bien hasta el cierre de esta edición la Policía no tenía novedades respecto al ilícito, se presume que el ladrón estaría identificado, ya que la enfermera que alertó el hecho a la seguridad del lugar, manifestó que vio salir a un hombre alto de tez blanca, quien llevaba el monitor tapado con una colcha. Ante la consulta de la enfermera, el individuo supo salir airoso de la situación al señalar: "Vine a dejárselo a un familiar, pero como no lo necesita me lo llevo", contó la empleada del hospital.
Las hipótesis que manejan tanto personal policial como el personal de seguridad del hospital y empleados del mismo es que el sujeto ingresó al hospital sin que nadie lo registrara, y salió de la misma manera pero en esta oportunidad con un monitor bajo el brazo. Una vez fuera del hospital, testigos afirman que se retiro caminando por calle Alvear, según informa Radio A de Orán. Esta es una nueva situación grave que se produce en el interior del nosocomio regional, ubicado en la calle Pueyrredón al 450.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora