Para evitarse más dolores de cabeza y desechar la posibilidad de un nuevo traspié que se traduzca en un nuevo revés político capitalizable para la oposición, el Gobierno nacional avanza nuevamente -pero ahora con cautela- en la diagramación de la suba de la tarifa del gas que presentará en la audiencia pública del 16 de septiembre. Esta vez el Ejecutivo busca el consenso de gobernadores, intendentes y asociaciones de consumidores en torno al porcentaje del incremento, que proyecta en 300%.
En esa línea, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, aseguró ayer que el Gobierno va "a cumplir con el fallo de la Corte", que retrotrae la tarifa de gas a marzo y confirmó que se está "cerrando una propuesta en borrador" que va a "discutir" con gobernadores, intendentes y las asociaciones de consumidores para llegar con "una propuesta lo más consensuada posible" a la audiencia pública convocada para septiembre próximo.
Frigerio evitó confirmar si la nueva oferta bajará a un tope del 300 por ciento de aumento, como dieron a conocer ayer dos diarios porteños, porque indicó que "no está cerrada", pero anticipó que "va a ser más progresiva" que lo planteado inicialmente por el Ejecutivo.
En este contexto, el ministro remarcó que la cuestión es "cómo distribuimos los subsidios y cómo los vamos a ir progresivamente reduciendo".
Al respecto, puntualizó que "la Argentina subsidiaba el 90 por ciento de la tarifa de gas no a los sectores más necesitados y más vulnerables, ni tampoco de manera equilibrada. Era un subsidio que incorporaba a los ricos y que estaba concentrado en el área metropolitana".
"Tengamos en cuenta que heredamos un país quebrado desde el punto de vista financiero", reclamó Frigerio y agregó: "No se puede darle a la maquinita de hacer pesos en el Banco Central porque eso genera inflación y la Argentina convivió estos últimos diez años con una de las inflaciones más altas del mundo".
En declaraciones a radio Mitre, Frigerio indicó que se está "cerrando una propuesta en borrador para el esquema tarifario para el gas que vamos a discutir con los gobernadores, intendentes, asociaciones de consumidores, con los sindicatos y con una propuesta lo más consensuada posible vamos a ir a la audiencia pública el 16 de septiembre".
Respecto de la tarifa del agua, Frigerio explicó que se está "regularizando" la colocación de medidores, y adelantó que se va a "hacer una campaña como nunca se hizo en Aysa para que todos puedan acceder a uno".
"Estamos trabajando con tecnología argentina para encontrarle la vuelta al tema de medidores de agua en la propiedad horizontal", agregó el funcionario.

El plan oficial

Según la información publicada por La Nación, el plan oficial sería que las facturas lleguen con subas de alrededor del 300%, por debajo del 400% que forzó los amparos y arruinó la estrategia inicial de aumentos. La medida tiene impacto directo en los subsidios. Del 15% del costo del gas que el Estado tenía previsto pagar antes del fallo, quedará ahora en 45%, pero irá decreciendo de manera paulatina hasta quedar en 0% en tres años.
"Vamos a plantear algo más integral, más allá de todo. Una mirada más pensada en el subsidio que en la tarifa. Y como un escalón de un debate más amplio del tema energético", dijo el jefe de Gabinete, Marcos Peña, al Diario de Cuyo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora