Perder temores, olvidarse de las limitaciones, ser uno. Esos son algunos de los beneficios que la equinoterapia logra en personas con capacidades diferentes. Desde hace 11 años Salta cuenta con la Fundación Equinoterapia Del Azul, dirigida por Elena Cataldi. Allí asisten niños y adolescentes con distintos problemas de salud que comprometen en su mayoría el desarrollo motriz y social. En la actualidad la fundación atiende a 90 chicos. Muy pocos de ellos cuentan con la cobertura de su obra social. En diálogo con El Tribuno, Elena Cataldi indicó que los chicos que cuentan con cobertura, en su mayoría, tienen el beneficio de obras sociales nacionales. "En Salta las obras sociales no cubren el tratamiento y es eso lo que buscamos que se legisle", destacó Cataldi.
Hoy, Cataldi se presentará al mediodía ante la comisión de Salud y de Finanzas en la Cámara de Diputados, junto a un grupo de profesionales para demostrar los beneficios de esta terapia.
"Hace un tiempo que venimos impulsando este proyecto de ley. Esperábamos que este martes se logre el voto de la comisión, pero ya adelantaron que eso pasará para el próximo martes", contó la presidenta de la fundación.
Cataldi asistirá acompañada por el Nicolás Saravia, traumatólogo; Eliana Roldán, neuróloga; Mónica Kolton, kinesióloga; Mónica Campodónico, psicóloga y María Luisa Caruso, fonoaudióloga.
Cataldi destacó la necesidad de que las obras sociales cubran esta atención a los niños y adolescentes en Salta, sin tener que pasar por el trámite legal de los recursos de amparo. "Acá los tiempos para la recuperación son muy importantes y cuando ese tiempo se pierde en trámites legales es terrible. En la actualidad, la fundación cuenta con varios chicos que están becados. La idea desde Equinoterapia Del Azul es que esto sea accesible a todos. Pero a lo que apuntamos es que más chicos puedan acceder a este tratamiento y que realmente se beque a los chicos que no tienen obra social y no a los que sí", analizó Elena Cataldi.

Cómo es el tratamiento

La equinoterapia es un método terapéutico donde se utiliza al caballo como herramienta. Se aborda la recuperación del área motora y del lenguaje. Para lograr este trabajo se cuenta con un equipo de profesionales del área de la salud, educación y ecuestre que trabajan en forma interdisciplinaria. El ingreso a equinoterapia se logra a través de una derivación médica. La mayoría de los chicos asisten entre uno y dos días por semana. "Eso dependerá de la necesidad que tengan los chicos y de la carga horaria de las otras terapias que reciben", explicó Cataldi haciendo referencia a las formas en las que trabaja la Fundación.
Una vez en la fundación, los chicos cuentan con el acompañamiento de un terapeuta. Del Azul trabaja con distintas patologías, pero un gran número tienen diagnóstico de parálisis cerebral, retraso madurativo y otras problemáticas como estrés y fobias.
Cataldi destacó a El Tribuno que espera que los diputados de las comisiones den su voto positivo al proyecto para que pueda ser llevado al análisis de la Cámara Baja, lo más pronto posible.
Este proyecto fue elaborado junto al diputado Martín de los Ríos.
Cinco provincias ya lo aplican
La cobertura por parte de las obras sociales para los tratamientos de equinoterapia ya son una realidad en las provincias de Buenos Aires, Mendoza, Río Negro, Chubut y hace muy poco en Tucumán, donde se logró la aprobación del proyecto por unanimidad. “Esperamos que esto también ocurra en Salta, y que los legisladores tengan en cuenta los beneficios de este trabajo”, dijo Cataldi.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Maquina Autonomo
Maquina Autonomo · Hace 2 meses

Iniciativa para que otras terapia sean reconocidas que si mejoran la salud, obio presentado el proyecto.

Gustavo Pena
Gustavo Pena · Hace 2 meses

Excelente iniciativa, aunque podría ser más abarcativa y no limitarse sólo a equinoterapia. Está comprobado el efecto positivo que tienen las terapias con perros por ejemplo. De cualquier manera, excelente iniciativa, hay esperanza de que no todo está perdido!


Se está leyendo ahora