Mientras en la peña radical "Progreso" se hizo el jueves pasado un homenaje al designado ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, el grupo de colaboradores del economista, se encontraba tra bajando en un plan para captar dólares para el Banco Central.
El organismo que está prácticamente sin reservas en estado de disponibilidad, necesita con urgencia recuperar la operatividad para sostener la política monetaria en la etapa que comienza el 10 de diciembre próximo.
El presidente electo Mauricio Macri ordenó el blanqueo con la intención de que al menos US$ 10.000 millones (de los más de 230.000 que se calcula estarían disponibles) ingresen al sistema financiero y refuercen las reservas del Central.
La idea del equipo económico designado es que los argentinos, residentes, empresas pequeñas medianas y grandes y todos los interesados puedan reingresar las divisas retiradas del sistema (en blanco y en negro).
Una forma de realizar el proyecto es que los que depositen dólares dentro del sistema local paguen un 5% del total blanqueado; mientras que los que lo hagan en el exterior pero declarándolo como existencias propias, paguen un 8% del capital.
De acuerdo al proyecto, los que blanqueen serán liberados de cualquier compromiso futuro de tener que girar el dinero al sistema financiero local; con lo que, en teoría, estarían protegidos de las medidas internas que se tomen para el régimen de bancos argentino.
Por su parte, la Administración Federal de Ingresos Públicos deberá poner su granito de arena.
La AFIP liberará de multas, intereses y punitorios a todos los residentes y no residentes que entren en el blanqueo; y sólo exigirá que se realicen correcciones a las declaraciones juradas presentadas o se registre el blanqueo de capitales en el próximo vencimiento anual de Ganancias y Bienes Personales.
Asimismo, luego, desde 2017, ese dinero comenzará a pagar impuestos de manera normal y sin la revisión hacia atrás a la que está obligado hasta hoy el organismo recaudador.
Se analiza además que los que blanqueen divisas y las reincorporen al sistema productivo (inversiones directas) tengan un beneficios extra; pero que siempre estén obligados a depositar una parte de lo exteriorizado. Ahora falta proyectar es cuándo se hará el lanzamiento de la medida. En el equipo que la diseña hay interés que sea inmediatamente que el nuevo gobierno haya asumido.
"Abriremos el cepo para que entren los dólares que están afuera, no para que se vayan dólares"", se lo escuchó decir en los últimos días al designado ministro Alfonso Prat Gay.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora