El pueblo cerrillano quiere recuperar su pasado, aquel del clima ideal que invitaba a pasar tranquilos fines de semana, disfrutar de su plaza y en los carnavales divertirse entre corsos y carpas.
Eso significa proyectar cambios y la comuna comenzó con una actividad, entre otras, que necesita del apoyo de todos: el arbolado público. Por eso, el fin de semana se hizo una primera entrega con 200 árboles de un total de 1.000 que prevén plantar en veredas y espacios públicos, en este segundo caso remozando lugares que en muchos casos están olvidados.
Fresnos, arces, lapachos y otras especies autóctonas ya esperan encontrar su lugar en el Plan de adopción y padrinazgo de árboles, un proyecto conjunto entre la Municipalidad y la Escuela Agrotécnica Pacto de los Cerrillos, por el que alumnos, docentes y funcionarios acompañarán una campaña educativa para el cuidado y seguimiento del estado general de los árboles.
El objetivo de la campaña tiene dos aspectos bien definidos, que son involucrar y abrir la participación del conjunto de la sociedad y, al mismo tiempo, incentivar la cultura del cuidado ambiental en niños y adultos.
El sistema de padrinazgo pone el eje en la responsabilidad social, por lo que los vecinos "adoptarán" un árbol para cuidarlo en un sentido amplio y con la finalidad de transmitir a los más chicos la importancia del cuidado del ambiente y el embellecimiento de la ciudad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia