Solar INTI tiene en mente un nuevo proyecto: ir a una comunidad diaguita de Animaná, ubicada a 200 km de la capital para llevar sus cocinas ecológicas solares a familias carentes de recursos. Cada vecino hará un pequeño aporte por su artefacto y lo instalará, pero el resto del costo lo deben completar padrinos. Por ello, hace una convocatoria a interesados en colaborar con $600 o agruparse con otros padrinos hasta completar esa cantidad.
El francés Pierre-Yves Herrou‰t (40) es la cabeza del emprendimiento social y solidario: Solar INTI. Él y su esposa salteña, Josefina Ferrato (31), desde 2008 organizan talleres participativos en los pueblos de la Puna y de los valles del Noroeste Argentino. Van adonde detectan comunidades en condiciones climáticas extremas que sufren por la escasez de combustibles como gas y leña.
Llevan tres líneas de cocinas económicas elaboradas por ellos: solares, de fuego y térmicas, además de dar talleres técnicos de autoconstrucción, armado y mantenimiento, y de cocina y utilización de cocinas. Durante las capacitaciones ahondan en aspectos como la cocción de los alimentos, la nutrición, el ahorro de los combustibles, los impactos para la salud y el ambiente, y las aplicaciones a la gastronomía regional.
Pierre-Yves es ingeniero agrónomo y trabajó varios años en Francia como consultor para la Comisión Europea. Un día emprendió un viaje iniciático. Así vivió varios años del trueque de servicios y estuvo en 25 países. Dice que aprendió muchos oficios ante la necesidad de generar ingresos.
Llegó en 2004 a Salta, a través del Paso de Jama. Aquí conoció a Josefina, se casó y tuvo dos hijas con ella: Dulce-Lua (8) y Lily-Bianca (un año y cuatro meses). Su vocación expedicionaria no lo abandonó con la calma familiar, sino que lo llevó a recorrer parajes sin rutas por el Noroeste Argentino.
Entonces se topó con una realidad de desigualdad que lo llevó a reaccionar. "Veía a las mamás cocinando con leña en el piso y a los chicos alrededor de ellas. También a la gente mayor que transportaba leña en sus espaldas. Y los chicos sentados en el piso que -después investigué- en cada comida se tragan el humo equivalente a fumar 40 cigarrillos", describió. Justamente, a este panorama se suma la especulación comercial. "La gente de la Puna tiene que comprar garrafas y le sale el triple y, si no, tiene que caminar tres o cuatro horas hasta conseguir leña", relató.
Triple impacto
Las cocinas ahorran más del 80% de la leña usada para cocinar, desprenden poco humo y evitan la emisión de una tonelada de dióxido de carbono al año.
Pierre-Yves y Josefina llevan un kit y herramientas al lugar en que se los convoque y cada familia construye su cocina. Al día siguiente los participantes del taller cocinan en el aparato que han ensamblado para evacuar las dudas.
"Esto es muy fuerte porque empodera a la comunidad, la hace sentirse capaz de hacer más cosas. Antes de que sea tecnológico, porque tiene todas las funcionalidades y es un modelo único en la Argentina, este es un proyecto social", señaló Pierre-Yves.
De esta manera, la familia hace un aporte económico y otro de tiempo, pero pagan el 40% del valor total del producto. El resto lo financian solidariamente los padrinos de Francia y de Argentina.
"Al apadrinar se permite a las familias carentes de recursos acceder a la cocina a un precio muy accesible. Yo pienso que tiene que costarles algo para que se suscite entre ellos la conversación de si va a valer la pena o no la inversión. Quiero sentir esa motivación", explicó Pierre-Yves.

Ya hay 3.000 beneficiarios

Desde 2008 unas 3.000 personas se vieron beneficiadas por el proyecto de cocinas económicas, calculando un promedio de cuatro integrantes por cada familia.
La iniciativa resuelve problemáticas sociales y ambientales de las comunidades y busca recuperar la centralidad de la persona en la economía.
Además, Solar INTI ya llegó a 70 comunidades. Los interesados en ayudar deben comunicarse con Pierre al (387) 154129214 o Josefina al (387) 155652131. También se puede enviar un correo a solarinti.argen tina@gmail.com.

Comidas que están dejando de hacer

El esquema de trabajo de Solar INTI se caracteriza por concatenar valores como la solidaridad, la reciprocidad, la confianza mutua y el sentimiento de pertenencia.
"Hay un problema cultural porque hay comidas a base de maíz que llevan mucho tiempo de cocción y están dejando de hacerlas", enunció Pierre-Yves Herrouët, responsable del emprendimiento social y solidario.
Pierre contó que una de sus motivaciones para llevar las cocinas económicas al interior fue ver cómo las familias del interior todavía deben acarrear leña para hacer fuego, con el daño que eso puede implicar en la salud.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 8 meses

Hermosa iniciativa. Gracias, Josefina y Pierre-Yves.


Se está leyendo ahora