Una nueva campaña arqueológica con importantes excavaciones y hallazgos en lo que sería la iglesia mayor de Esteco, está concluyendo con resultados alentadores. Las investigaciones son dirigidas por el investigador del Conicet y licenciado en Ciencias Antropológicas Alfredo Tomasini. Este año las lluvias complicaron mucho las tareas, ya que hubo constantes precipitaciones durante el invierno. Las tareas se concentraron en lo que era el templo principal de la legendaria urbe que fue destruida por un terremoto ocurrido el 13 de septiembre de 1692.
Justamente en las excavaciones de ese lugar los especialistas esperan encontrar restos humanos, ya que en la época era común realizar inhumaciones en las iglesias.
"Sepultar pobladores en los templos era una práctica habitual. El historiador José Torres Revello, en una investigación documental, reveló que en 1686 hubo un malón sangriento. Dentro del fuerte estaban no solo los solados sino los indios prisioneros y otros que eran los llamados amigos que estaban al servicio de los españoles. Esos aborígenes tenían contacto con los que estaban acechando el lugar que eran mocovíes, pero probablemente también miembros de otras etnias como abispones y tobas", dijo Tomasini a El Tribuno.
"Eso facilitó el ataque con un malón, en Semana Santa. Ahí murieron unas 30 personas entre cristianos e indios y fueron sepultados en la iglesia mayor que estamos excavando. Quizás fueron colocadas en un fosa común", destacó el investigador.

Hallazgos en esta campaña

Por otra parte, el estudiante de arqueología de la universidad nacional de Tucumán, el metanense Damián Coronel, quien colabora en las tareas, destacó que este año se comenzó a excavar el interior de uno de los recintos definidos en la campaña del año anterior en la iglesia mayor de Esteco. "Ahí hemos encontrado mucho material cerámico y también logramos definir un importante derrumbe de tejas. También aparecieron muchos clavos que formaban parte del techado", dijo Coronel.
"En las excavaciones se sigue observando un área de quema importante. Por el estilo de fogones pensamos que pueden ser indígenas, en ellos hay restos óseos de animales que podrían haber sido consumidos, se trata principalmente de aves. Además hay material cerámico fragmentado, desechado intencionalmente", destacó el estudiante de arqueología.
Los investigadores dijeron que esto podría haber sido posterior a la ocupación europea, una vez abandonada la ciudad, en 1692, al ser ocupada por grupos aborígenes que quedaron en la zona.
Sobre las excavaciones de este año Coronel dijo que "las lluvias complicaron mucho las tareas porque se adelantaron las precipitaciones de la primavera. Hemos encontrado varios recipientes, algunos enteros y otros fragmentados, dentro de la iglesia, que era utilizados en ese lugar. Son de cerámica, de tipo pucos, de pequeño tamaño, que eran utilizados para las bebidas", remarcó.

Preservación de los hallazgos

Los hallazgos de las excavaciones de la legendaria Esteco están siendo colocados en un depósito ubicado en el Centro Integrador Comunitario de Río Piedras, para su resguardo y posterior estudio. El lugar fue cedido por el intendente de la localidad, Gustavo Dantur, quien colabora con la investigación y además facilitó una casa para hospedar a los que trabajan desenterrando el pasado colonial salteño.
Entre los colaboradores se encuentran miembros de la familia Reynoso de Río Piedras, quienes ayudan en las excavaciones y en el mantenimiento del sitio.
La campaña arqueológica 2016 está concluyendo, actualmente se está acopiando material para proteger las excavaciones con palos y silo bolsa.

Las cuatro iglesias de Esteco

La denominada oficialmente Nuestra Señora de Talavera de Madrid había sido construida en 1609 y fue destruida por un terremoto, ocurrido el 13 de septiembre de 1692, suceso que dio origen al culto del Señor y la Virgen del Milagro. La legendaria urbe constituye uno de los grandes misterios del pasado colonial salteño. Estaba compuesta por 49 manzanas y fue fundada por el gobernador Alonso De Ribera.
"Debido al ataque de los indios se construyó un fuerte ocupando un cuarto de la plaza central, en torno a ella estaban los edificios principales, como ser el cabildo, la iglesia mayor o parroquial y las casas de comercio y los vecinos principales", dijo Tomasini.
"También había otras tres iglesias, a unos 200 o 300 metros de la plaza central, que correspondían a la compañía de Jesús, la orden franciscana misionera y la de La Merced", destacó el antropólogo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...