Cada 14 minutos una mujer es acosada o abusada en medios de transporte públicos en la ciudad de Buenos Aires y el Conurbano bonaerense denunció una ONG que viene realizando un trabajo estadístico del problema.
El seguimiento de este problema, que viene realizando la organización Defendamos Buenos Aires enfocado en las damnificadas que usan transporte público en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano bonaerense, revela que diariamente hay alrededor de 100 de estos hechos, a un promedio de uno cada 14 minutos. Denise, de 23 años es una de las mujeres que dijo sufrir de manera cotidiana la violencia machista en forma de abusos y acosos en los medios de transporte. Vive en la Ciudad de Buenos Aires, y para trabajar utiliza colectivos, trenes y subtes, y aseguró puede relatar decenas de situaciones horribles, algunas extremas. "Trabajo en la calle, desde la mañana hasta la tarde. Levanto pedidos para una multinacional de alimentos. Uso los medios de transporte. Me pasó muchas veces de resultar acosada o directamente abusada, con tocamientos o apoyos". "Ahora no me callo más. Es muy difícil para las mujeres viajar, porque parece que los varones se creen dueños de nuestros cuerpos. Esto tiene que terminar", dijo Denise al Diario Popular, brindando un testimonio directo y valioso sobre la situación, que ahora volvió a instalarse en la opinión pública por un proyecto para que existan vagones exclusivos para mujeres en los subterráneos. En ese marco, desde el Gobierno nacional se rechazó la iniciativa, presentada por la legisladora porteña Graciela Ocaña. "No funcionaría y no lo veo como una solución de un problema, todo lo contrario, lo veo como rendirse ante este tipo de situaciones", sentenció el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich. "La estadísticas se mantienen desde octubre, cuando hicimos el primer informe, con cifras alarmantes. Se encuadran con la figura de abuso sexual del tipo simple del Art. 119 del Código Penal. También tocamiento y roces con connotación sexual. En aquel momento, tuvimos la denuncia de una joven abogada de 24 años que a bordo de un colectivo de la línea 152 a la altura de Santa Fe y Pueyrredón en pleno Barrio Norte se quedó dormida y fue abusada, cuando un sujeto le tocó los senos. Afortunadamente, los pasajeros se solidarizaron, el colectivero también y el acosador fue detenido", contó el abogado Miglino. "Los ataques con connotación sexual a bordo del transporte público son un grave problema en el área metropolitana de Buenos Aires. Y no es privativo de las mujeres de clases bajas sino que está presente en toda la sociedad. Le puede pasar, y de hecho le pasa, a cualquier mujer", dijo.
El proyecto de la diputada Ocaña establece que de lunes a viernes de 7 a 10 y de 17 a 19 circulen formaciones con vagones exclusivos para mujeres. Pero el ministro Dietrich tomó distancia y consideró que este tipo de temas "son culturales", por lo que remarcó que de nada sirve que poner un vagón de subte solo para mujeres porque podrían atravesar episodios de violencia de género "en cualquier otro
transporte". "Hay que trabajar como sociedad en mejorar la convivencia y que como sociedad nos hagamos responsables y que la gente reaccione ante este tipo de situaciones para que la mujer no se sienta sola ante la multitud", consideró. A partir de un trabajo de campo en todas las jurisdicciones judiciales de la Provincia y la Ciudad, la ONG Defendamos Buenos Aires sumó testimonios de víctimas que han sufrido en primera persona los hechos y que por tratarse de delitos contra la honestidad y la integridad sexual prefieren no denunciarlos. Se destaca que cada día en ambos lados de la Avenida General Paz, decenas de mujeres son molestadas hasta llegar al límite del abuso sexual simple a bordo del transporte público en colectivos, subte y trenes. Unos 100 casos ocurren cada día y por ámbito de ataque la cantidad de abusos sufridos en los trenes llevan la delantera con 42%, siguen los subtes con 38% y los colectivos con 20%.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora