La medida autorizada por el Banco Central a las entidades bancarias, sobre todo de la cuenta sueldo, consistió en subir los costos por extracción para sus clientes.
El alcance del débito es para los 20 millones de personas que utilizan la red de los cajeros automáticos con su tarjeta de débito.
Al que se equivoque de cajero o simplemente vaya a utilizar uno distinto, de otra red u otro banco en el que no tiene radicada su cuenta, se le cobrará hasta $16. El débito será inmediato con la operación que registró la máquina.
El nuevo costo, aparte de ser aplicado en el instante, es coincidente con los gastos ocultos que muestra luego el resumen de la cuenta bancaria.
Dichos gastos son débitos y comisiones que para la gran mayoría de los consumidores son desconocidos y que, como aparecen en las constancias bancarias, prácticamente no queda más opción que pagarlos.
A este problema se agrega algo cotidiano en el uso del cajero. Los clientes sufren el desabastecimiento constante de dinero en los cajeros.
Las entidades invocan limitaciones para cargarlos al no contar con billetes de mayor denominación aún y en un contexto de alta inflación o, al funcionar con problemas algunas de las redes.
Cabe recordar que, por otra parte, hay un grupo de usuarios de servicios bancarios que el Banco Central los considera para las llamadas cuentas sueldos.
Se trata de los clientes que tienen tarjetas de débito no vinculadas con cuentas salario (hay 9,1 millones de ellas con acceso universal y gratuito a cajeros asegurados por ley) y no incluidos en algún tipo de paquetes que contemplen la posibilidad de usar, al menos algunas veces, otros cajeros.

El reajuste

La revisión de los precios con que opera el sistema llegó de la mano del nuevo esquema que entró en vigencia este mes y asegura a cualquier ciudadano la posibilidad de abrir sin costo una caja de ahorro y recibir una tarjeta de débito para operarla. Esa gratuidad incluye todos los movimientos que se realicen desde cajeros automáticos o electrónicos sin restricciones por montos.
La próxima desregulación autorizará las comisiones que los bancos cobrarán por el resto de los productos y servicios. La suba será en septiembre.

El portal que orienta al consumidor

El Banco Central de la República Argentina utiliza un portal que orienta al cliente de los bancos en los costos que cobra cada entidad por los servicios y productos que ofrece.
El objetivo del organismo es generar mayor transparencia en la determinación del valor de las comisiones bancarias.
Generalmente los bancos cobran a sus clientes cinco productos clásicos que sirven para las operatorias.
Los costos recaen sobre la caja de ahorro, cuenta corriente, tarjetas de crédito, paquetes y paquete para beneficiarios de prestaciones de la seguridad social que incluyan el servicio de adelanto de haberes jubilatorios.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora