Fidel Mazza (33) fue sentenciado a prisión perpetua por el femicidio de su expareja Romelia Pistone (20), ocurrido en diciembre de 2014 en la localidad de Dragones.
El sábado 6 de diciembre de 2014 por la noche la joven salió de la humilde casa de sus padres con una amiga hacia el camping municipal, donde se llevaba a cabo un festival. Mientras caminaban por la intersección de las calles Gemes y Vélez, alrededor de las 0.10, Fidel apareció y le pidió hablar sobre sus problemas. Romelia se negó y su amiga salió a pedir ayuda. En ese momento comenzaron a discutir, vecinos escucharon cuando la joven le dijo: "No, no, basta, dejame", sin embargo nadie la auxilio. Él la abrazó fuerte y comenzó a apuñalarla, ella trató de defenderse. Su cuerpo tenía cinco cuchilladas.
El homicida se entregó luego en la comisaría del pueblo y contó lo sucedido. Su ropa estaba ensangrentada y el cuchillo fue encontrado a metros de la escena del crimen.
Ayer, las juezas del Tribunal de Juicio de Tartagal en feria, Sandra Bonari, Sandra Sánchez y Azucena Vázquez, condenaron a Fidel Mazza a la pena de prisión perpetua por considerarlo autor del delito de homicidio doblemente agravado.
Romelia era madre soltera de dos niños, de tres y cinco años. Había estado en pareja con Mazza, tres meses antes de ser asesinada radicó una denuncia en su contra por violencia familiar.
Callada y dedicada a sus hijos, así la definieron sus allegados. Romelia mantenía a sus pequeños trabajando en tareas de limpieza y lavado de ropa. También cobraba la asignación universal por hijo, pero no le alcanzaba para mucho. Sus familiares marcharon en varias oportunidades por las calles del pueblo pidiendo justicia.
La condena les trajo un poco de alivio después de tanto dolor.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora