El mundo cambia, algo que no admite discusión; Argentina se prepara y Salta es una incógnita. Una de las pruebas más elocuentes de la preparación de nuestro país ante el cambio global es el Plan Belgrano. En su paso por Salta el Dr. José Cano dejó algunas apreciaciones sobre la ejecución de la referida herramienta.
Afirmar que el desarrollo de la ganadería argentina se producirá en las provincias del NOA y NEA, es simplemente poner las cosas en su lugar. Debemos suponer que la producción agrícola por características propias seguirá teniendo su fuerte en la zona núcleo, a su vez entendemos que la ganadería en bastas zonas de esa región está arraigada, con buenos resultados que se evidencian en los diferentes indicadores ganaderos. La intensificación tiene su techo, aunque por ahora, respaldada por una sólida cadena de valor.
Así se irá estructurando un Plan Nacional, acercando las fortalezas de cada provincia - región. Nacerá la necesidad de la infraestructura productiva pensada y realizada, en función de ésta, para solidificar ese objetivo. Hay provincias -que por mérito propio- nos llevan ventajas.
Solo Corrientes, Chaco y Formosa entre las provincias del NEA entregan 2 millones de destetes por año al mercado de carnes. En Salta, el promedio de los últimos 8 años, clavado en los 250 mil.
Quien es el responsable del éxito del más emblemático de los planes anunciados por el nuevo gobierno debe decidir con inteligencia y basado en datos. Salta es la incógnita.
Igual "que en la vidriera irrespetuosa de los cambalaches" nos cruzamos a diario con quien en 2009 aseguraba que duplicaríamos el stock en cinco años, después de dos gestiones estamos con menos vacas que en 2008. Hubo otros equivocados anuncios nunca concretados.
Están los que usaron su influencia para frenar nuestro desarrollo, no lograron coordinar una sola acción con garantía de resultado y hoy nos hablan de la integración productiva.
Cuando es momento de conformar la ecolatría hablamos de solo 117 mil hectáreas incorporadas a la producción, pero cuando hay que demostrar una pujante producción local, sin ningún problema se publica la incorporación de casi 1 millón de hectáreas en los últimos ocho años.
Los temas económicos y sociales son monitoreados por ex ministros del área, tal vez sea oportuno mostrar el decreto de estado crítico agropecuario, corolario de sus gestiones.
"Da igual que sea cura, colchonero, rey de bastos, caradura o polizón".
Qué dato oficial de éstos será exhibido al Dr. Cano. Con qué argumento se abonará la tarea de nuestros legisladores nacionales en el Congreso, donde seguramente cada una de las acciones que se desprendan del plan, buscará su institucionalización. Igual a nuestro representante al Parlasur, ya que -obviamente- el Belgrano habla del fortalecimiento e integración del Mercosur.
Para buscar competitividad agropecuaria a partir del Plan Belgrano, debemos sincerar muchas cosas, desandar senderos equivocados y reconocer errores, todo ello a partir de la sincera autocrítica la que lejos de mostrar debilidad, organizará y potenciará nuestras posibilidades.
Debemos dejar de ser una incógnita e incorporarnos a ésta preparación a la que invita Argentina. Es tarea de todos. El mundo espera.
Al iniciar su tercer mandato en el Ejecutivo salteño, nuestro gobernador dijo que aspiraba a que sea el mejor de todos. ­­­ Que así sea!!! .

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Carlos Su?rez
Carlos Su?rez · Hace 10 meses

Me parece muy realista el análisis que se publica. Opino como aporte, que debiéramos propiciar el avance de la ganadería mediante la Ley de Bosques, que tan magros resultados le ha dado hasta ahora a los salteños. Mi propuesta es que podemos armar unidades de manejo alambrando sectores contiguos en unidades de 100, 50 o 25 Ha financiados por la Ley, permitiendo de esa manera lograr sectores en clausura o reserva forrajera o en reserva por enriquecimiento forestal por dos o tres años. Este procedimiento producirá mejoras no solo en el estado y dinámica del bosque, sino además hará posible su enriquecimiento por ejemplo con algarrobos, saliendo de un esquema de praderas como meta ideal y pasando a un ambiente mixto, con árboles y forraje integrado no solo por pastos, sino además por frutos, semillas entre otros elementos que añadirán calidad a la hacienda criada en ese ambiente. De esta manera, clausurando o habilitando estas fracciones o unidades de manejo que en el futuro pueden sumar pozos someros e incrementar su eficiencia y productividad. De esta forma tendríamos la gran oportunidad de desarrollarnos no solo mediante mega inversiones, en grandes superficies, sino además en pequeñas fracciones de tierra, posibilitando el acceso al futuro de una parte muy postergada de nuestra sociedad. El Chaco Salteño tendría entonces una oportunidad de mejorar con su gente, aprovechando los magros fondos de la Ley (donde Salta todavía lidera la ecepcióon de recursos) no ya solamente para medir como se nos van los bosques, en estudios y predicciones, sino además en diseño, alambre, postes, tranqueras y mano de obra local, en Viveros Forestales instalados en las escuelas rurales. La Ley de Bosques no se cumple en muchos aspectos, uno es el financiamiento en los términos establecidos, donde las provincias solo perciben alrededor de un 10% de lo legal. Son muy pocos los planes de manejo de bosques nativos funcionando hasta el presente, en estos casi seis años. Quizás una decisión que potencie un desarrollo mixto nos permita encontrar un camino mejor.


Se está leyendo ahora